Otra bomba del mercado: Los Warriors se hacen con DeMarcus Cousins. Explicamos las claves

julio 3, 2018

¿Lo compartes?

Por si el mercado de agentes libres no estuviera teniendo suficientes atractivos… DeMarcus Cousins va a jugar con los Golden State Warriors.

Tras la decisión de LeBron James, la más esperada del verano y que ha convulsionado la NBA, se han estado viendo ya firmas de prácticamente todos los grandes jugadores que buscaban nuevo contrato. De entre las estrellas, de hecho, sólo faltaba un jugador por resolver su futuro… y su caso tenía asterisco. Se encontraba lesionado, de larga duración además. Un problema que complicaba las opciones de DeMarcus Cousins en la agencia libre.

La solución no se ha hecho esperar demasiado. Y también ha provocado una ola de reacciones en la Liga.

Adrian Wojnarowski anunciaba que los Golden State Warriors habían llegado a un acuerdo con Cousins, por una temporada y 5.3 millones de dólares. Es decir Cousins, All-Star el pasado curso, se unirá a un equipo… que tuvo otros cuatro All-Star la pasada temporada. Un equipo que ha ganado dos anillos consecutivos y únicamente ha perdido seis encuentros de Playoffs en esos dos últimos dos años.

¿Cómo es posible que Cousins haya firmado por tan poco dinero y con Golden State? Hay tres factores que conviene reseñar.

En primer lugar, el punto más relevante del acuerdo es el estado físico del jugador. Cousins está aún recuperándose de la lesión en el Aquiles que sufrió el pasado mes de enero. Cumple este verano 28 años y para un jugador de su tamaño (2.11 metros) y peso (en torno a 120 kilos), esa lesión es un contratiempo serio para su carrera. No sólo por el extenso período de baja, en previsiones de en torno a un año, sino por el proceso de readaptación al ritmo competitivo que deberá afrontar después. Podemos tener en mente al Cousins prelesión, pero lo normal es que esa versión no pueda verse cuando regrese a las pistas. No al menos en un plazo corto de tiempo.

La lesión en el Aquiles cambió, por ejemplo, la carrera de Elton Brand (también la padeció con 28 años). El turco Mehmet Okur también la sufrió en la treintena y en los últimos años los casos más llamativos son los de Wes Matthews, Rudy Gay y Kobe Bryant. Estos últimos, jugadores exteriores (de menor altura y peso) volvieron a competir, incluso a buen nivel, pero su explosividad y condiciones físicas se vieron notablemente mermadas, algo que se nota especialmente en el apartado defensivo.

En segundo lugar, el mercado de Cousins se ha visto afectado. No sólo en el sentido de no recibir propuestas máximas y multianuales, como sería imaginable si se encontrase bien. Sino también motivado porque el espacio salarial de las franquicias es ya menor, tras haberse producido un gran número de movimientos y en buena medida condicionados a no comprometer mucho dinero a medio plazo. Las franquicias están buscando la flexibilidad también para el próximo verano, lo que condiciona las ofertas para este. Y eso ha reducido enormemente las opciones ‘competitivas’ del jugador.

De hecho, según reseñaba Marc J. Spears, Cousins ha reconocido no recibir ‘ofertas significativas’ este mercado, situación motivada posiblemente por el temor de equipos con ciertas aspiraciones a comprometer mucho dinero en él sin saber su estado una vez vuelva a las pistas. Y a partir de ahí, según apuntaba Lowe de acuerdo a informaciones de Spears, instó a su agente a comenzar a llamar a franquicias para ver qué opciones había, siempre teniendo en cuenta -recalco- que Cousins aún no tiene fecha de retorno (lo que complicaba acuerdos cortos con casi cualquier equipo). Firmarle por un año, sabiendo que quizás solo pueda estar en pista (y se desconoce el nivel real) unos meses complicaba el escenario para prácticamente cualquier franquicia.

Por eso, en buena medida, el acuerdo es por solo un año, por lo que Cousins puede regresar a las canchas sin prisa, competir junto a un equipo históricamente cargado de talento que no le demandará plenitud inmediata, optar al título… y salir al mercado nuevamente el próximo verano. Es decir, se puede probar a sí mismo en un escenario con viento a favor. Y según se sienta, tomar una decisión en verano sobre qué camino tomar. Puede que entonces con un anillo en el bolsillo.

Si Cousins funciona bien en su vuelta, los Warriors no tendrán medios económicos para retenerle, al estar ya por encima del lujo y no tener sus derechos Bird. Únicamente podrían usar otra excepción salarial, por una cantidad de dinero similar a la de este verano. En otras palabras, si Cousins se recupera a un nivel decente, entonces los Warriors no podrán plantearle una oferta económicamente competitiva con las que, entonces sí, otra franquicia podría ofrecerle en comparación.

El tercer aspecto clave es cómo los Warriors se hacen con él. La forma es usando su excepción salarial para un equipo por encima del impuesto de lujo, la denominada ‘taxpayer midlevel exception’, por valor de 5.3 millones esta temporada. Durant volvió a dejar este verano varios millones sobre la mesa en su extensión de contrato, que no fue por el máximo al que podría haberse acogido. Y ese ‘ahorro’ en impuesto de lujo ha ido a parar a ese movimiento. ¿Cómo se produce? Golden State ha visto cómo JaVale McGee, agente libre, se marchaba a los Lakers… y han buscado el mejor recambio posible, uno que -insisto- estaba en una situación muy particular. Los Warriors no van a necesitar a Cousins en la fase regular para acabar muy arriba en el Oeste. Le van a dar toda la calma posible en su recuperación y posterior readaptación al ritmo NBA. Y esa situación anómala para el resto, generada por la abundancia de recursos de su plantilla, les hace poder plantear esa oferta sin problemas. Porque es un jugador al que solo pueden necesitar a decente nivel en la fase final.

Si Cousins no hubiese estado lesionado, los Warriors no habría tenido opción de firmarle. Pero los problemas físicos han cambiado totalmente el escenario de agencia libre del jugador… y es la baza que han tenido en la Bahía. Con varios jugadores con los que ha coincidido en la selección estadounidense y la atracción del anillo, previa a salir de nuevo al mercado, la seducción ha parecido resultar implacable.

Los Warriors no van a tener prisa alguna en que Cousins vuelva a la acción. Pero cuando regrese, si se encuentra en condiciones decentes de jugar al baloncesto al más alto nivel, habrán sumado una pieza más a su constelación. Una también rebosante de talento ofensivo y fundamentos para hacer el arsenal del equipo de Steve Kerr ya casi infinito.

Foto: Bleacher Report