NBA

Se retira Boris Diaw: Tres curiosas anécdotas del jugador francés sobre su peso… y su prodigio físico

septiembre 7, 2018

¿Lo compartes?

Era un jugador peculiar. Uno de los mayores talentos del baloncesto a la hora de entender el juego y pasar el balón,  tremedamente inteligente y solidario en pista.  Ahora, Boris Diaw se retira. Detrás de él ese título en el que fue tan importante en el juego de los Spurs, Francia y muchas cosas más pero por encima de todo su elegancia sobre la pista. Sin embargo, su tendencia a ganar kilos era de sobra conocida. Boris Diaw suele dejar anécdotas en torno a eso, las dificultades que tiene  y tenía para mantener su peso… y cómo lo procuraba, en su momento, Gregg Popovich.

Pop suele bromear con sus jugadores pero también les desafía en muchas ocasiones e ironiza sobre detalles que considera claves. Diaw explicó que siempre Pop ha cuidado su peso de un modo muy concreto. Los Spurs han ganado muchos encuentros por amplias diferencias… pero no por ello Pop iba a dejar descansar al francés. Al contrario.

“A veces estamos 30 puntos arriba y él actúa como… ‘Te voy a dejar en la pista para que puedas perder peso'”, reseña Diaw, según recoge Sports Illustrated. Es decir, mientras el resto de jugadores veteranos de San Antonio podían descansar con partidos resueltos… Popovich obligaba a Diaw a seguir esforzándose. El libro de Pop nunca dejará de sorprender.

Su prodigio físico

Otra gran anécdota la encontramos en un fantástico artículo de Marc Stein en ‘ESPN’, cuando el jugador aterrizaba en la mejor liga del mundo. Una de ellas cuenta cómo David Griffin quedó fascinado por una demostración física de Diaw.

Griffin, por entonces la franquicia de Arizona como parte del equipo de toma de decisiones de Bryan Colangelo, reveló que un día normal en el gimnasio, Diaw apareció con chanclas y su habitual capuccino en la mano, una costumbre para el jugador francés. Era época de entrenamientos previos al Draft y el jugador se encontró en la sala con una máquina que no conocía.

Al preguntar, le respondieron que medía el salto vertical de acuerdo a cuántos elementos de la máquina pudiera tocar el jugador al saltar. Entonces Diaw preguntó quién había logrado la mejor marca de todas, a lo que el equipo físico de los Suns le respondió que Amar’e Stoudemire, por entonces en plenitud de condiciones físicas, había llegado a tocar todas las barras disponibles con su salto.

Entonces Diaw dejó el capuccino, se quitó las chanclas y en su primer intento logró tocar todas las barras de la máquina, igualando la marca de Stoudemire. Justo después volvió a ponerse las chanclas, cogió de nuevo su cappucino y se fue diciendo “No fue difícil”.

Otra de peso…

Y no termina aquí. En la temporada 2013-14 pesaba 113 kilos y tras ganar un anillo con los Spurs y colgarse la medalla de bronce con Francia en la Copa del Mundo celebrada en España, Boris Diaw estaba en 124 kilos. Engordó 11 kg en apenas un año, algo que no agradó demasiado a Gregg Popovich“Boris está tomando piñas coladas. Tenemos una apuesta donde adivinamos su peso. Tiene que empezar en 124 kilos”.

Los Spurs querían que perdiera peso para que continuase siendo un jugador importante en el esquema del equipo y para ello “motivaron al jugador” a base de talonario. Según informó Amin Elhassan de ESPN Insider la franquicia de Texas incluyó clausulas en el contrato del francés por las cuales podía ganar hasta un total de medio millón de dólares si no rebasaba los 115 kilos en tres fechas clave del curso. Es decir, si perdía 9 kilos ‘solamente’ podría comenzar a lograr objetivos, algo que no obstante parecía no preocupar demasiado al ala-pívot que contestó a las declaraciones de su ‘coach’ sobre su peso subiendo una foto con una copa de vino en su perfil de Instagram y dejando caer el siguiente mensaje: “Sin problemas Pop ¡sólo un vaso de vino y entrenamientos diarios!”.

Se va un jugador especial, lleno de talento y de inteligencia: