Ponte a ver un partido de los Philadelphia 76ers. Para el momento en el que suene la bocina final, lo más probable es que hayas visto más de una vez a Joel Embiid por los suelos. 

Embiid se cae al suelo. Y mucho. El tema es uno de los más populares entre los más nerds y entre fans de los Philadelphia 76ers, y por fin alguien se ha atrevido a llegar hasta el fondo de la cuestión.

Joel Embiid: El hijo de Krypton, por Andrés Monje

“Realizar un estudio de esta materia es descubrir que (las caídas de Embiid) son algo más que una anomalía”, escribe Chris Herring en ESPN. “Un análisis de vídeo posesión por posesión de toda la temporada de Embiid revela que se ha caído 244 veces desde el comienzo de la campaña 2018-19, lo que viene a ser 3.3 veces por partido o casi una vez por cada 10 minutos que pasa en la pista. 

¿En qué se traduce tanta caída? Aunque no existe una estadística que mida las caídas por cada 36 minutos, hemos estudiado el vídeo de otros cinco jugadores conocidos por sus caídas regulares: Ersan Ilyasova, uno de los mejores de la NBA sacando faltas en ataque; Blake Griffin, segundo en esa lista este año; Jusuf Nurkic, quien recibe golpes constantemente; Russell Westbrook, quizás el jugador más agresivo en este deporte; y James Harden, el actual MVP que penetra a canasta -y, bueno, flopea, más que nadie. 

El resultado: Embiid se encuentra en la élite de la NBA entre aquellos que caen frecuentemente. Se cae de forma más frecuente que Griffin (cada 14 minutos), Nurkic (cada 13 minutos) y Westbrook (cada 12 minutos), y casi al mismo ritmo que Ilyasova (cada 9 minutos) y muy cerca de Harden (cada 8 minutos). Pero entre los hombres altos, aquellos cuyos huesos sufren una caída desde más arriba, Embiid se queda solo”. 

Lo que los Toronto Raptors ven en Marc Gasol: el antídoto contra Joel Embiid

¿A qué se debe tanta caída? El artículo analiza diferentes teorías, unas más serias y otras más alocadas, y recaba la información de algunos de sus compañeros.

“A veces pienso que en realidad Joel no controla mucho su cuerpo”, respondía J.J. Redick. “Una vez en Milwaukee casi me decapita con una de sus caídas”. 

Al final, la respuesta más probable es la relacionada con la salud. El mismo Embiid lo explica al ser preguntado por ello.

“Es algo que aprendí durante mi recuperación, cuando estaba superando la lesión en mi pie y tratando de encontrar formas de limitar el impacto en mi cuerpo en 2014”, responde Embiid con una sonrisa. “Me dijeron que cada vez en la que estoy en una situación en la que puede haber algún tipo de fuerza extrema sobre mi pierna, tengo que tirarme o simplemente dejarme caer al suelo. Por eso lo hago”.