La lesión de Kevin Durant ha supuesto un auténtico terremoto en la NBA. No ya solo por lo que implica a nivel deportivo en las Finales, para las que obviamente está totalmente descartado, sino por las consecuencias que puede tener en verano, en una agencia libre que está a la vuelta de la esquina, en apenas tres semanas.

Si se confirma que es una lesión del tendón de Aquiles, la baja de Kevin Durant se puede prolongar durante varios meses, o incluso perderse toda la próxima temporada. Un escenario muy distinto al que se manejaba con su compleja situación contractual, en la que aparece ahora como determinante un factor: su contrato para el año que viene tiene una player option, de 31 millones y medio, con los Golden State Warriors.

¿Qué significa esto?

Que si no quiere salir al mercado este verano, e incluso estando lesionado, Kevin Durant puede ejecutar esta opción y seguir en los Golden State Warriors, recibiendo más de 31 millones de dólares. Una opción que en principio parecía que no iba a ejecutar para ser agente libre y firmar un contrato más largo (y más alto), pero que ahora puede ser una opción para él.

Si el jugador o su agente piensa que la lesión le va a impedir firmar un buen contrato este verano, Durant podría quedarse y pasar la temporada rehabilitándose con los Warriors mientras cobra esa cantidad, con la posibilidad de jugar con ellos si fuese posible al final de la próxima temporada, y dándose tiempo para salir al mercado en 2020, esperando poder demostrar entonces que sigue valiendo el máximo de alrededor de $40 millones que podría demandar. Lo malo es que tendrá que tomar esta decisión antes de que se abra el mercado, aunque es bien sabido que antes de esa fecha se producen contactos y su agente podrá tantear el interés que las diferentes franquicias que tienen espacio salarial tienen en él.

¿Qué mas opciones tiene?

La posibilidad de salir al mercado como agente libre todavía está ahí, con la opción de optar a un contrato más largo. Pero hablamos de un jugador que saldría al mercado después de romperse -si se confirma- el Aquiles tres semanas antes. Cousins, por ejemplo, se lo había roto en enero y solo pudo ‘rascar’ una mid-level exception (5,3 millones por un año con los Warriors). Ahora: Kevin Durant es Kevin Durant. Incluso si baja un par de puntos en el apartado físico, su talento va a seguir siendo el mismo. Su nombre también, y el mercado que ello implica. Si Durant es capaz de regresar a ser un 80% del jugador que era ahora mismo, seguirá siendo uno de los mejores de la liga.

No son situaciones para nada comparables, pero es una realidad que las lesiones de Aquiles son complejas y que en algunos casos los jugadores no vuelven a ser los mismos después de la lesión. Y que en cualquier caso, si una franquicia apuesta por él a largo plazo, sabrá que la próxima temporada puede no contar con KD en todo el año. Una situación compleja que puede trastocar los planes de equipos como los New York Knicks, que parecían dispuestos a todo por conseguir a Kevin Durant este verano.

Si Kevin Durant finalmente no está en el mercado, los nombres de Kawhi Leonard (tiene opción para ser agente libre), Klay Thompson (agente libre sin restricciones) o Kyrie Irving (el mismo caso que Leonard) ganan incluso más fuerza, con muchas franquicias con grandes cantidades disponibles para ofrecer en esta agencia libre.

Kevin Durant, que este año ganaba 30 millones, se estaba machacando para intentar volver a las Finales, ya que según Marc J. Spears, de Yahoo!, estaba haciendo sesiones dobles diarias para forzar su regreso. Un sacrificio que ha reconocido entre lágrimas el GM de la franquicia, Bob Myers, tras la victoria de los Warriors en Toronto.

Nunca se sabe qué puede suceder una vez que se abra el mercado, y nunca hemos visto a alguien de la altura de Kevin Durant ser agente libre con una lesión tan importante. Puede que eso asuste a su pretendientes. Puede que no. En los próximos días seguro que se van a ir sucediendo los rumores, pero no hace falta ser demasiado optimista para pensar que Durant podría salir al mercado y seguir contando con ofertas por el máximo de New York, Brooklyn o Los Angeles Clippers. Quizás sea algo cercano pero inferior al máximo. Puede que haya coberturas que no garanticen el contrato completo a largo plazo como en el caso de Joel Embiid en los Philadelphia 76ers. Pero si hay un jugador al que esta dura lesión puede no afectar en el aspecto económico, ese puede ser Kevin Durant.

Kevin Durant probablemente nunca vuelva a ser el mismo después de romperse el tendón de Aquiles. Pero eso no quiere decir que no nos quede Kevin Durant para rato. Ahora veremos qué decisión toma, y qué reacción tiene el mercado.