Ya tenemos los mejores quintetos de esta temporada. Giannis Antetokounmpo y James Harden fueron elegidos por unanimidad… y le acompañaron Paul George, Stephen Curry y Nikola Jokic.

Más allá de las elecciones, resulta también muy interesante reseñar las implicaciones económicas asociadas:

Tanto Kemba Walker como Damian Lillard podrán optar, este verano, al llamado ‘contrato supermáximo’, que arranca en el 35% del límite salarial en lugar del 30%.

  • En el caso de Kemba (agente libre), Charlotte podrá ofrecerle 5 años de contrato por 221 millones. Cualquier otra franquicia solo llegaría a los 140 en 4 años.
  • En el caso de Lillard (con contrato en Portland), puede firmar la extensión por 191 millones y 4 años.

Pero también afecta el ‘All-NBA Team’ a los jugadores que no han sido seleccionados. Por ejemplo, Klay Thompson, Draymond Green o Bradley Beal habrían podido optar igualmente al ‘supermáximo’ pero al no ser incluidos… no tendrán acceso a ese extra económico.

Y es que no solo el prestigio está en juego en este tipo de reconocimientos.