16 años. 16 como rivales y compañeros. LeBron James y Dwyane Wade. Un último duelo, un último baile.

“Es una sensación dulce, por todo lo que hemos pasado juntos en las pistas, y amarga, porque esta es la última vez que coincidimos. A veces es una simple cuestión de química. No se puede explicar. Hice amistad en el instituto con Carmelo Anthony y Chris Paul y en el combine del draft, con Wade. No se puede ni explicar y por eso somos como hermanos”.

Lo decían en la previa, donde hablaba LeBron de los pocos que quedan en esa generación de 2003: “Tengo que seguir adelante por la clase de 2003, seguro. Me gusta la situación en la que estoy, y Dwyane ha tenido una carrera increíble. Será Hall of Fame a la primera, ha sido tres veces campeón y muchísimo más… su trayectoria habla por sí misma”.

Wade quería la victoria: “Siempre es emocionante jugar contra los Lakers y LeBron, obviamente, está ahora allí, y es la última vez que vamos a coincidir en pista así que tendrá ingredientes extra, no será un partido normal. No voy a decir que es un día más, no es así para mí. Quiero ganar pero quiero saborearlo, es la última vez que voy a jugar contra uno de mis mejores amigos y uno de los mejores jugadores de siempre”.

Y no pudo ganar. LeBron James (28 PTS, 12 AST, 9 REB) & Kyle Kuzma (33 PTS, 7 REB) lideraron a los Lakers ante Miami en un partido en el que Wade terminó con 15 puntos, 10 asistencias y 5 rebotes.

Fue un encuentro igualado pero con un precioso final.

Vean: