El homenaje narrado por Steve Nash a la figura de Dirk Nowitzki, traducido al castellano (Vídeo)

Steve Nash y Dirk Nowitzki. Dirk Nowitzki y Steve Nash. Dos de los compañeros más inseparables que ha dado la NBA y que, en el día de la retirada del alemán, el canadiense también le ha querido rendir su homenaje. Lo ha hecho de la mano de Nike con un vídeo que ha narrado y en el que repasa la carrera de Dirk y todos sus obstáculos hasta alcanzar el status de leyenda. Esta es la traducción:

“Érase una vez un juego y en estas líneas verás como un deporte cambió debido a un hombre que vino desde el otro lado del mar, desde una tierra extranjera, de más de siete pies de altura. Y lo hizo para quedarse…

‘The Maverick’

Y una vez que la bola tocó esas manos nunca fue lo mismo. Al principio fue difícil. Fue la primera elección del equipo en el draft y lo presionaron desde el principio. Se sintió mal cuando se reían por su forma de jugar, por la forma en que tiraba de tres, con los dedos extendidos.

Su sueño, al parecer, se escurriría como si pasara el resto de sus días jugando a otro juego de hombres.

Su sueño moría pero todavía no estaba muerto.

‘No dejes la pintura’ le decían. ‘Eres demasiado grande para tirar’ le decían. ‘Solo tienes que esperar’ le decían. ‘Nunca seras grande’ le decían. 

Se sintió traicionado y asustado pero nunca vaciló. Y siguió fiel a su estilo. Él siempre jugó de la forma que quería jugar y sabía que la perseverancia se pagaría.

Porque pronto ese marginado se convirtió en héroe.

Un jugador de clase mundial e infalible desde el tiro libre. ¡Llevó al equipo a la última ronda aunque no solo con tiros de 2 y 3! Contra todo pronóstico fueron coronados y le rogaron que nunca se fuera.

Porque esa ciudad de la Estrella Solitaria al fin tenía su anillo y eso significaba todo para los que allí estaban.

Y aunque ahora pueda haberse ido, su juego permanecerá. Su forma de jugar, su forma de tirar. Él ha cambiado todo esto hasta la raíz.

Desde los tiros a una pierna alejándose del aro hasta los ala-pívots tiradores. Su juego se quedará, vivirá en ellos.

Y esa es la razón por la que, siempre, la historia nunca termina. Estas páginas en blanco estaban reservadas para ti.

Porque esto es lo que demostró ‘The Maverick’.

“Todos los sueños son una locura hasta que los haces realidad”