NBA

El otro obstáculo que salvaron los Mavs para hacerse con Luka Doncic

junio 25, 2018

¿Lo compartes?

El gran movimiento de la noche del draft fue el traspaso que llevó a Luka Doncic hasta los Dallas Mavericks. Los Mavs querían a Doncic, y Doncic quería ir a Dallas. Había un obstáculo para que se cumplieran esos deseos, que los Mavericks tenían el pick 5 y Luka saldría casi con total seguridad antes de que llegara su turno. Así que sería necesario conseguir un traspaso para que sus intenciones se convirtieran en realidad. Pero existía también otro obstáculo que salvar para llegar hasta esa situación: la relación de los Mavs, y de Mark Cuban en concreto, con el agente de Luka Doncic para Estados Unidos, Bill Duffy (en la imagen de cabecera, entre Donnie Nelson y la madre de Luka).

Los agentes tienen mucho poder en sus manos en el mundo del deporte, más del que nos podemos imaginar en un principio, y la NBA no es una excepción. Para una franquicia, llevarse bien con un agente puede marcar en buena parte a qué jugadores puede aspirar. También llevarse mal, para saber con cuáles no va a tener opciones.

En el caso de los Dallas Mavericks, su relación con Bill Duffy se rompió en el verano de 2004, cuando uno de sus representados, Steve Nash, dejó la franquicia texana para marcharse a los Phoenix Suns. Nash se marchó porque Mark Cuban no quiso igualar la oferta de Phoenix, pero el dueño de la franquicia estaba convencido de que el agente del jugador también había conspirado para que sucediera todo aquello.

Así lo explicaba el propio Cuban en su blog personal.

“No tengo la mejor relación con su agente. No soy un gran fan suyo y él lo sabe. En numerosas ocasiones hemos expresado interés en sus jugadores y él los ha llevado a otros sitios sin ni siquiera hablar antes con nosotros. No estoy seguro de cómo o por qué hemos llegado a este punto, pero lo del verano pasado fue un ejemplo perfecto. Le preguntamos por Olowakandi, y nos dijo que no pensaba que fuese a estar disponible por la mid-level exception. Lo siguiente que supimos es que firmaba por la mid-level con los TWolves. Es su elección, pero no creo que ni siquiera presentara a los Mavs como una opción para Mike (Olowakandi).

(…)

Realmente no sé cuánto tiempo pasó hasta que volví a llamar. Es increíble todo lo que pasaba por mi cabeza. Sentía un nudo en el estómago. También sabía que era imposible que los Suns hubieran llamado a Duffy esa misma mañana y haber podido preparar el viaje para que toda esa gente viniera a encontrarse con Steve. Duffy lo había preparado y sabía exactamente lo que iba a pasar. En retrospectiva, debería haber sabido que pasaba algo cuando Duffy apenas dijo nada en nuestra reunión con Steve. No me di cuenta, y tampoco es que hubiera podido cambiar las cosas.

Cuando llamé de nuevo a Steve, apenado por tener que decirle que no podíamos igualar y que le deseábamos lo mejor, Duffy contestó al teléfono. Confirmé con él algunos de los números que me había dicho Steve. Le dije que no creía que pudiéramos igualar la oferta de los Suns. Entonces le pregunté si sería posible hacer un sign and trade. Él dijo que preguntaría a los Suns, me dejó en espera durante un minuto y volvió y me dijo que no lo consideraban.

No se trataba precisamente de mi persona favorita en ese momento, y le pregunté que cuándo habían preparado la reunión con los Suns. Me dijo que habían llamado esa misma mañana. Le dije que no era posible, y respondió “no, espera, llamaron ayer por la noche”. No había más que decir. Eso lo decía todo. Me pregunto cuánto le dijo a los Suns que le habíamos ofrecido a Steve.”

Decir que desde ese momento la relación se enfrió se queda corto. Estaba congelada. Durante años, ningún jugador representado por Duffy jugó para los Dallas Mavericks. Esa racha no se rompió hasta más de una década después, cuando los Mavs se hicieron por medio de un traspaso con Rajon Rondo. Ya sabemos también cómo acabó aquella apuesta.

Pero el interés de la franquicia, y especialmente el del jugador, estaba por delante de todo lo demás. La intención de Luka y de su entorno era la de acabar la noche siendo jugador de los Dallas Mavericks. Ese era el plan, como reconoció en Twitter su agente para Europa Quique Villalobos (en la imagen de cabecera, en la esquina izquierda).

El precio inicial de los Atlanta Hawks era dar su pick 3 y a Kent Bazemore (con dos años más de contrato) a cambio del pick 5, Wes Matthews (termina contrato el año que viene) y la primera ronda de los Mavs de 2019, según apuntaba Marc Stein. Así que todas las partes se pusieron a trabajar, Bill Duffy y los Dallas Mavericks, codo con codo, dejando atrás sus diferencias del pasado para conseguir que Doncic acabase en Dallas. El cambio de contratos de Bazemore y Matthews se eliminó y se terminaron traspasando solo los picks.

Así pues, parece que la magia de Luka Doncic es capaz hasta de reparar relaciones que estaban quebradas desde hace casi 15 años.