NBA

Informe Kia en Zona. Con un ojo en 2019: ¿cuánto espacio salarial tendrá tu equipo el verano que viene?

octubre 15, 2018

¿Lo compartes?

Así es esto de la NBA. Ni siquiera ha empezado aún la temporada 2018 – 19 y estamos pensando ya en lo que podría ocurrir en el verano de 2019. Pero las franquicias inteligentes planifican sus cuentas y objetivos con mucha antelación, y hay que seguir de cerca sus números de cara a estar preparados para lo que pueda suceder y para conocer de antemano todas las posibilidades que existen. Esto explica muchas decisiones que se toman en los despachos, como por ejemplo que Los Angeles Lakers solo hayan firmado contratos de un año tras hacerse con LeBron James. Todo corresponde a una planificación de su espacio salarial.

En el verano de 2019 habrá mejores jugadores libres que en este periodo estival que está a punto de finalizar, pero también habrá muchas más franquicias con espacio salarial y mucho más dinero para gastar. En 2019 llega a su fin la primera gran tanda de contratos que se dio con la leve subida del límite salarial de 2015, algo que se multiplicará en 2020, cuando terminen los contratos firmados en el verano de locura de 2016.

En la cuestión de “¿cuánto espacio salarial tendrá una franquicia?” influyen muchos factores, con lo cual la respuesta nunca puede ser exacta cuando lo calculamos con tanta antelación. Para empezar, estas cuentas se han hecho con la previsión de la NBA de que el límite salarial saltará a los $109 millones, pero esa cifra podría variar. Además, dentro de cada equipo hay una serie de opciones de equipo o jugador, contratos no garantizados, incentivos, etc. que harán que su espacio salarial pueda cambiar. Por lo tanto, lo que se ha hecho para el propósito de este artículo es una proyección estimada de lo que tendrá cada franquicia una vez se abra el mercado de julio 2019 en base a una línea lógica de movimientos (como que los Lakers acepten sus opciones de equipo de Lonzo Ball, Brandon Ingram, Kyle Kuzma y Josh Hart, por ejemplo).

Estos son los resultados.

FRANQUICIAS SIN ESPACIO SALARIAL

San Antonio Spurs*, Denver Nuggets**, Portland Trailblazers, Miami Heat***, Detroit Pistons, Charlotte Hornets, Houston Rockets, Oklahoma City Thunder, Boston Celtics, Minnesota Timberwolves****, Golden State Warriors, Toronto Raptors, Washington Wizards.

Hay algunos casos de franquicias atadas salarialmente a una plantilla mediocre, pero por lo general son los llamados a pelear en los Playoffs quienes no tendrán margen salarial. Hasta Golden State Warriors (si se van Durant y Thompson) o Boston (si se van Horford e Irving) podrían abrir algo de espacio aunque es altamente improbable.

Entre los asteriscos:

  • * Si los San Antonio Spurs cortan a Pau Gasol podrían abrir unos 15 millones
  • ** Si los Denver Nuggets declinan la Team Option de Paul Millsap tendrían unos 10 millones.
  • *** Los Miami Heat podrían encontrarse con espacio si Hassan Whiteside, Tyler Johnson y Goran Dragic renuncian a sus player option. No parece probable que los dos primeros lo hagan.
  • **** Contando con que los Minnesota Timberwolves hagan lo lógico y den una extensión de contrato a Karl-Anthony Towns antes del 15 de octubre.

 

FRANQUICIAS CON ESPACIO SALARIAL

Orlando Magic. Alrededor de 15 millones. Da la sensación de que los Magic llevan muchos años de reconstrucción. El próximo verano verán cómo finalizan los contratos de Nikola Vucevic y Terrence Ross, y aunque tendrán algo de margen para moverse seguramente esperen al verano de 2020, con Timofey Mozgov también fuera de las cuentas, para tomar una posición más agresiva. De momento deben seguir siendo pacientes.

Phoenix Suns. Entre 15 y 20 millones. Esta cantidad podría ser aún mayor si deciden cortar a Ryan Anderson, algo que aumentaría su espacio en alrededor de 6 millones más. Solo Devin Booker ($27,250,000) y T.J. Warren ($10,810,000) cobrarían más de 10 millones.

Cleveland Cavaliers. Alrededor de 25 millones. Aunque a Dan Gilbert le puedan las ganas de mantener la competitividad después de la salida de LeBron James, lo lógico es que los Cavaliers corten los contratos no garantizados de George Hill, J.R. Smith y Kyle Korver y conviertan sus 41 millones combinados en solo 8.2. Tendrían espacio salarial para acercarse casi a un máximo o para fichar a un par de buenos jugadores con los que hacer un equipo más a la medida de las virtudes de Kevin Love.

New Orleans Pelicans. Entre 20 y 25 millones. Parece que hace siglos desde la última vez en la que los Pelicans tuvieron espacio salarial, pero al dejar marchar a DeMarcus Cousins y al ser Nikola Mirotic expiring en New Orleans se encontrarán con una oportunidad de oro para firmar a alguien que ayude a Anthony Davis a dar un paso más. Y… ¿quizás sea la última oportunidad? Davis, quien está cambiando de agente en estos días, podría salir al mercado en el verano de 2020.

Milwaukee Bucks. Entre 20 y 25 millones. Los Bucks verán cómo finaliza el contrato de Eric Bledsoe y a Khris Middleton rechazar su opción de jugador por 13 millones para hacer caja. También tendrán que extender a Malcolm Brogdon la qualifying offer para convertirlo en agente libre restringido. Si deciden renovar a Middleton probablemente se vaya la mayor parte del espacio salarial con él.

Memphis Grizzlies. Entre 20 y 25 millones. Aquí me la juego a que Marc Gasol rechazará su opción de jugador por 25.5 millones. Es una apuesta arriesgada, ya que es una cantidad muy alta para rechazarla, pero la frustración entre Marc y la franquicia ha ido en aumento y si Gasol está sano y los Grizzlies no parecen un equipo serio para Playoffs, el español podría jugársela y buscar un destino en el que reciba una cantidad cercana por un contrato multianual (su último gran contrato) y le parezca un entorno más competitivo o adecuado.

Utah Jazz. Entre 20 y 25 millones. Podrían ampliar este espacio hasta casi 40 millones si cortan el contrato no garantizado de Derrick Favors antes del 6 de julio, así que podrán tantear el mercado, ver si algún pez gordo quiere unirse a Donovan Mitchell, Joe Ingles y Rudy Gobert, y, si no es así mantener a Favors y tratar de renovar a sus agentes libres (Ricky Rubio, Alec Burks) o buscar otros refuerzos. En cualquier caso, estarán en una buena posición para mejorar.

Philadelphia 76ers. Alrededor de 30 millones. Los 76ers fueron cautos una vez se frustró su objetivo de firmar a LeBron James. Sin general manager aún y con Brett Brown en la toma de decisiones, los Sixers se replegaron, renovaron por un año a J.J. Redick, se reforzaron con un veterano como Wilson Chandler (expiring), y confiaron en el crecimiento desde dentro con Embiid, Simmons y Fultz. Más importante en lo que nos ocupa: guardaron su espacio para el próximo verano, donde serán uno de los equipos más atractivos del mercado. Eso sí, será su última oportunidad. En la temporada 2020-21 entrarán las extensiones de Simmons y Dario Saric, así que el verano de 2019 será un ahora o nunca.

New York Knicks. Entre 30 y 35 millones. Hay varias incógnitas con los Knicks, como si extenderán el contrato de Kristaps Porzingis o si cortarán y utilizarán la stretch provision con Joakim Noah (esto parece bastante probable), pero los fans de New York podrán volver a ilusionarse de nuevo con los Kevin Durant o Kyrie Irving del momento. Si atendemos a la historia reciente y al nivel actual del equipo no hay muchos motivos para ser optimistas, pero eso nunca ha frenado las ilusiones (y exigencias) de los fans de los Knicks

Los Angeles Lakers. Alrededor de 35 millones. Recientemente informaban en SBNation sobre la genialidad del buyout de Luol Deng, puesto que liberaba para el verano que viene exactamente la cantidad exacta para el máximo de un jugador como Kevin Durant. Esto, siendo curioso, no es del todo exacto, pues no se tuvieron en cuenta cap holds, elecciones del Draft o variaciones en el límite salarial final, pero la idea permanece: los Lakers de LeBron James tendrán la posibilidad económica de hacerse con cualquier jugador libre del mercado manteniendo la base de James, Ingram, Ball, Kuzma y Hart.

Atlanta Hawks. Entre 25 y 40 millones. Una limpieza total, eso es lo que están terminando de hacer los Atlanta Hawks, con la salida de Dennis Schroder como último movimiento. Solo Kent Bazemore y Miles Plumlee tendrían contratos por encima de la escala rookie si no consiguen encontrar a equipos interesados antes del trade deadline. La parte negativa es que los Hawks serán un solar el verano que viene y, salvo temporada espectacular de Trae Young, aspiran a ser el peor equipo de la liga este año. No serán un destino especialmente atractivo pero sus cuentas estarán saneadas y listas para crecer desde cero.

Sacramento Kings. Alrededor de 45 millones. Lo bueno es que los Sacramento Kings no tienen contratos basura. Zach Randolph e Iman Shumpert son expirings, y ahora mismo no tienen a nadie en sus cuentas que vaya a cobrar más de 10 millones la temporada que viene. Lo malo es que a priori tampoco deberían ser una franquicia atractiva para los agentes libres más importantes, y con la impaciencia demostrada por la gerencia en los últimos años no podemos descartar que les puedan las prisas y gasten su espacio en sobrepagar a jugadores de tercera línea. Que alguien encierre a Vivek cuando llegue el 1 de julio.

Chicago Bulls. Alrededor de 45 millones. Los Bulls tendrán la opción de retener a Jabari Parker por 20 millones si funciona el experimento o dejarlo marchar si no lo hace. El contrato que firmó Omer Asik con los New Orleans Pelicans allá por 1985 por fin llegará a su fin cuando los Bulls lo corten antes del 1 de julio, al ser su próxima temporada no garantizada. Mucho margen para GarPax con Zach Lavine como único contrato importante garantizado.

Brooklyn Nets. Alrededor de 50 millones. Ni siquiera el speaker tiene contrato con los Brooklyn Nets para más allá de 2019. El cirujano Sean Marks ha ido eliminando todas las partes podridas de la plantilla en los últimos dos años, y los Nets por fin empiezan a ver la luz al final del túnel. En Brooklyn están convencidos de que por situación, pabellón, etc deben ser una franquicia que atraiga a los agentes libres, y en 2019 tendrán su primera oportunidad real de demostrarlo en muchos años, con la posibilidad de firmar dos contratos máximos si a dos estrellas les diera por juntarse allí. Si no es así al menos ahora ya tienen raíces para crecer por sus propios medios.

Los Angeles Clippers. Alrededor de 50 millones. Steve Ballmer ha prometido que no van a sacar el tanque, y los Clippers han tratado de construir una plantilla con la que pelear por entrar en Playoffs pero que permita mantener su flexibilidad el próximo verano. El gran objetivo de 2019 parece Kawhi Leonard, y si consiguen que el alero les de un “sí” aún podrían abrir espacio para otro contrato cercano al máximo.

Dallas Mavericks. Alrededor de 50 millones. Termina por fin el contrato de Wesley Matthews, y la cantidad total de espacio de la que dispongan dependerá de las player option de Dwight Powell y Harrison Barnes. Si Powell hace una temporada como la pasada (top de la liga en puntos por posesión en el pick and roll junto a su ahora compañero DeAndre Jordan) es probable que intente hacer caja. El caso de Barnes ofrece alguna duda, pero entrará al mercado con 27 años aún después de haber promediado 19 puntos por encuentro en las dos últimas temporadas. Si ambos se convierten en agentes libres los Mavs se encontrarían con Luka Doncic y sus $7,683,360 como contrato más alto a 1 de julio de 2019. Mark Cuban se ha pegado muchos batacazos con el mercado de agentes libres en los últimos años, pero si Doncic y Dennis Smith Jr. dan señales de grandeza este año, puede que por fin sean un destino atractivo de verdad para los peces gordos.

Indiana Pacers. Alrededor de 55 millones. El equipo revelación de la temporada pasada intentará mantener o mejorar el nivel esta temporada mientras mantiene un ojo puesto en 2019. Los Pacers serán la franquicia con una mayor cantidad de espacio salarial disponible, y aunque eso no garantiza nada a la hora de la verdad, si su nivel deportivo se mantiene deberían convertirse en un lugar interesante para los mejores jugadores libres. Victor Oladipo estaría entrando en los mejores años de su carrera, Domantas Sabonis seguiría con contrato rookie y Myles Turner puede ser renovado con el cap hold de su qualifying offer una vez se haya firmado a otros jugadores. ¿Será el de 2019 el verano de los Indiana Pacers?