Está lejos de ser ya una moda. El triple se ha extendido a todos los jugadores, todas las posiciones, todos los equipos. Y para muestra la evolución de las clásicas posiciones interiores (ala-pívot y pívot) en ese registro.

Kirk Goldsberry facilita un gráfico en el que se aprecia cómo a inicios de siglo los lanzamientos de tres eran casi exclusivos de bases, escoltas y aleros. Los ala-pívots no llegaban a un 10% de intentos (sobre el total de tiros) y los pívots ni siquiera llegaban al 3%.

Casi dos décadas después, los ala-pívots alcanzan el 30% de triples sobre sus tiros… y los pívots pasan el 12%. Y el tramo de mayor vértigo es el que transcurre en los últimos cuatro años.

En ese período de cuatro años el volumen de intentos se ha duplicado en el caso de los ala-pívots… y se ha multiplicado prácticamente por cuatro en el caso de los pívots.

El lanzamiento exterior ya no tiene fronteras y cada vez está más cercano el día en el que interiores y exteriores intenten casi los mismos tiros de tres, difuminando por completo las diferencias existentes hace apenas dos décadas… y toda la historia anterior, desde la propia aparición del triple.