Guía de la Primera Ronda de los Playoffs NBA: Análisis y claves de todas las eliminatorias, por Andrés Monje y Enrique García

Arrancan los Playoffs de la NBA y es hora de vestise de gala. De cara a poder seguir con más detalle las eliminatorias por el título, realizamos una Guía para fijarnos en aspectos clave de cada una de las ocho series.

Es hora de disfrutar de la fase decisiva de la temporada:

Conferencia Oeste

Golden State Warriors vs Los Angeles Clippers

Dos proyectos muy diferentes. Uno de ellos contrastado ya como uno de los mejores equipos de la historia, que busca sumar un anillo más obviando las dudas sobre el futuro de alguna de sus estrellas. El otro un conjunto que, si analizamos uno por uno a sus jugadores, seguramente no debería estar aquí, pero que se ha convertido en uno de los mejores ejemplos de juego colectivo de la NBA.

Claves:

Modo anillo ON: No descubrimos nada a nadie a estas alturas si decimos que para los Golden State Warriors la temporada regular es menos interesante que la misa en una boda. Si, tienes que estar allí básicamente porque estás obligado a ello si te han invitado, pero te pasas todo el rato deseando que termine porque sabes que lo bueno empieza después. El momento de la verdad ha llegado, y cuando los Warriors huelen el anillo se convierten en otro tipo de depredador. Las problemáticas sobre lo que haya sucedido durante la temporada regular o lo que pueda suceder en el verano se suspenden. Hay otro anillo que ganar.

Muchas gracias y hasta otra, Clippers: No nos podemos cansar de admirar lo que han hecho Los Angeles Clippers en sus dos últimas temporadas. Mientras veía cómo traspasaban a sus dos mejores jugadores, Doc Rivers ha creado un verdadero conjunto polivalente y que deja el 110% en la pista cada noche. Entrar en estas condiciones en Playoffs en el Oeste en las dos temporadas tiene muchísimo mérito. Pero ahora tienen a los Warriors delante. Lo único que les podemos decir es que den una buena batalla. Su mes más importante este año no es abril, es julio, pero dejar una buena imagen en la retina colectiva puede dejarles en buena posición también de cara a la lucha por los agentes libres.

Cómo parar a los Warriors: el problema al que se enfrenta Doc Rivers es mayúsculo. Parar a uno de los mejores equipos de la historia. Ahí es nada. Desde luego que tendrá con algunas armas con las que jugar. Pocos tienen el potencial para convertirse en una pesadilla para Stephen Curry, pero Patrick Beverley desde luego que estaría en esa lista selecta. Lo que sucede es que la fuerza en números, con una rotación de hasta 10 buenos jugadores, y que es tan efectiva a lo largo de una temporada regular, pierde efectividad en postemporada. Montrezl Harrell e Ivica ‘regalito de los Lakers’ Zubac pueden hacer daño atacando el rebote ofensivo, y el tándem Lou Williams y Danilo Gallinari forman un ataque polivalente, pero el reto es enorme.

Factor X: DeMarcus Cousins. Ya no solo de cara a esta serie, Cousins puede ser el factor X de los Warriors durante todos los Playoffs. Si vemos a un Cousins medianamente sano y a un buen nivel, se acabó. Ahora, si Cousins no está bien puede ser un foco de ataque de los rivales, una de las pocas carencias que poder intentar aprovechar contra este equipo. En ese caso podemos intuir que Steve Kerr recurriría a su quinteto de otras temporadas. Si ni Cousins, ni Draymond Green (irregularidad “preocupante” en las dos últimas temporadas) ni Andre Iguodala (la edad ya pesa) están bien, puede haber cierta vulnerabilidad en Golden State. Pero esos son muchos condicionales.

Denver Nuggets vs San Antonio Spurs

Denver ha hecho una fase regular sensacional y está en una parte del cuadro sin Warriors, Rockets o Jazz. Pero ahora es cuando la presión aumenta y su falta de experiencia puede hacerse notar. Además enfrente está Gregg Popovich, experto en convertir el agua en vino, así que la serie está más abierta de lo que parece. Cada equipo ganó sus dos partidos en casa durante sus enfrentamientos en fase regular.

Claves:

El particular ataque de los Spurs: Este curso dedicamos un artículo a explicar cómo San Antonio circula, con su ataque, en dirección contraria a la vanguardia. Es un equipo que usa muchísimo la media distancia para ejecutar. Pero Denver representa un caso complejo para los texanos: es el segundo equipo que menos lanzamientos permite desde el midrange. ¿Qué supone esto? San Antonio posiblemente deba focalizar en su poste bajo, otra situación en la que ha dominado la Liga este año… y una en la que Denver sufre (quinto peor dato defensivo ahí). Si Aldridge produce, los Spurs suelen funcionar. Pero si Denver reduce esas acciones al poste San Antonio puede ver sus dos grandes vías ofensivas colapsadas. Malone ha hecho de los Nuggets un mucho mejor equipo defensivo, ahora podremos comprobar hasta qué punto.

Tu turno, Murray: Si los Nuggets quieren llegar lejos en la fase final van a necesitar no solo que Nikola Jokic siga comportándose como una superestrella, también que Jamal Murray empiece a serlo. El reto es complejo porque le espera Derrick White, una pesadilla en uno contra uno. Murray no ha llegado al 40% de acierto en tiros en los duelos ante los Spurs esta temporada pero debe revertirlo estos próximos días. ¿Una forma de hacerlo? Encontrar formas de maximizar la transición, en la que San Antonio ha tenido problemas este año (1.19 puntos por posesión concedidos en esas acciones, peor dato de la Liga).

De orden y triples: dos detalles importantes y a seguir. El primero, Denver y San Antonio han sido dos magníficos ejemplos cuidado el balón este curso, ambos además han sido dos de los cuatro conjuntos que han repartido más de dos asistencias por cada balón perdido. El orden y reducir los errores no forzados son básicos para ambos. El segundo detalle, los Spurs han sido el mejor equipo de la NBA en porcentaje en triples (39.2% de acierto)… y los Nuggets el mejor equipo bajando porcentajes a los rivales ahí (33.9% permitido). Imponerse en esa lucha puede marcar diferencias.

Factor X: DeMar DeRozan. Tras naufragar en sus apariciones en la fase final con los Raptors, o al menos no mantener el nivel ofrecido en fase regular, DeRozan vuelve a llegar al momento clave con la presión sobre sus hombros. Su rol en los Spurs es demasiado importante, sobre todo a la hora de gestionar el balón y el pick&roll, como para pensar que si tiene una mala eliminatoria San Antonio pueda tener éxito. Denver es un equipo inexperto y DeRozan es un jugador con malas experiencias. Está por ver qué cuerda se puede romper antes.

Portland Trail Blazers vs Oklahoma City Thunder

Estamos ante una de las series más atractivas de la primera ronda de los Playoffs. Ambos conjuntos llegan tocados a su manera: los Blazers tras una gran temporada pero con la baja de Jusuf Nurkic, y los Thunder cerrando la temporada en una nota baja y con irregularidad en las últimas semanas.

Claves:

El estado de Paul George y la defensa de los Thunder: Hemos visto dos caras muy diferentes de los Oklahoma City Thunder esta temporada, y han coincidido con los diferentes estados de salud de Paul George. Con George sano los Thunder han sido élite defensiva y uno de los equipos más competitivos de la liga, dando la sensación incluso de que lucharían por el factor cancha. Pero desde su lesión en el hombro no ha sido el mismo, y la defensa del equipo se ha resentido también con su bajada de nivel. Su estado puede ser una clave determinante en la serie.

¿Es solo temporada regular?: A pesar de que los Blazers llegan como tercer clasificado y con el factor cancha a favor, curiosamente en temporada regular los Thunder han dominado sus enfrentamientos. El balance es de 4-0 para los de Billy Donovan, con victorias por 2, 8 y 9 (por partida doble) puntos. ¿Sirven los enfrentamientos en temporada regular como medidor real de cómo se emparejan dos equipos?

Dame Time. Por si no fuera suficiente con el balance entre ambos equipos en temporada regular y la lesión de Nurkic, los Blazers aún tienen fresco en su memoria el recuerdo del barrido que se llevaron el año pasado a manos de los Pelicans. Nos atrevemos a decir que esta vez no pasará algo similar, y seguramente Damian Lillard se encargue de ello. Dame ha mantenido un nivel altísimo esta temporada (de nuevo), quizás un pelo por debajo de la pasada, pero sin duda a la altura de un All-NBA. Ya hemos visto a Lillard desequilibrar una serie anteriormente, y es cuestión de que sus compañeros le ayuden a estar en posición para hacerlo.

Factor X: Can’t. Play. Kanter. Una frase que perseguirá al pívot turco durante toda su carrera. La pronunció Billy Donovan en una serie de Playoffs contra los Houston Rockets. Ahora Kanter tendrá enfrente a Donovan y a los Thunder para intentar demostrar que sí, que se puede ganar con él en la pista. De momento ha terminado la temporada regular a muy buen nivel, promediando 16.7 puntos y 10.8 rebotes en sus últimos 10 partidos.

Houston Rockets vs Utah Jazz

¿Quieres salivar? Echa un ojo a esto. Utah y Houston son dos de los tres equipos con mejor récord tras el All-Star, además de dos de los cuatro mejores ataques y las dos mejores defensas en ese tramo. Es decir, esta es una serie simplemente espectacular entre dos orquestas potentísimas y afinadas, con el añadido –para colmo- de que tienen sistemas bastante diferentes. Esta serie lo tiene todo.

Gobert ante Houston: Gobert fue el Defensor del Año la pasada campaña y es uno de los grandes favoritos para serlo en la actual. Pero el contexto importa y ante Houston más. Los Rockets destrozaron al francés en su eliminatoria del pasado año, que acabó con +19 de net rating para Houston cuando Gobert en pista. En otras palabras, hicieron imposible a Utah competir con él y por tanto desarmaron el gran pilar de su éxito. ¿Por qué? Harden y Paul abusan de la búsqueda del mismatch con el interior rival y Houston va a querer sacar a Gobert de la zona en cada acción. Si lo logran, la defensa de los Jazz se resiente mucho. ¿Qué puede hacer Quin Snyder para evitarlo?

Ayuda para Mitchell: Su versión tras el All-Star está siendo francamente impresionante (27 puntos por partido, por encima del 45% en triples) y aunque está por ver el impacto de su defensor principal, que el curso pasado fue un especialista como Ariza, va a necesitar ayuda. Porque previsiblemente el plan defensivo de Houston se centrará sobre el principal (y por momentos único) desequilibrio individual desde el bote que tienen los Jazz. Especialmente importante cómo se comporte Utah en el tiro de tres de sus secundarios: Rubio, Crowder, Ingles, O’Neale o Korver. Mitchell va a ganar el aire que ellos puedan darle.

Harden como generador: Ningún jugador del Oeste le ha metido más puntos a Utah este año que James Harden. Los 33.5 de promedio (en cuatro encuentros), con muy buenos porcentajes, suenan a pesadilla. Lo son, pero es muy interesante ver otras cuestiones relacionadas. Una de las principales es saber que, ante Utah, Harden ha perdido más balones que asistencias ha repartido. Y de ahí nace esta clave, de saber si Houston, que vive entregado al histórico desequilibrio de su líder, es capaz de encontrar formas alternativas de producir. Si Paul acude al rescate para nutrir al resto en caso de que Harden, con una carga física abrumadora todo el año, tenga alguna debilidad ante el muro defensivo de los Jazz.

Factor X: Clint Capela. No solo por su duelo directo ante Gobert, clave por sí misma en la serie, sino porque Capela es un pilar defensivo esencial para los Rockets y la propia estructura de Houston -muy agresiva en primera línea, más frágil una vez se rebasa- puede obligarle a lidiar con Mitchell cuando embista el aro. De cómo resista ahí y sea capaz de completar las ventajas que le sirvan Paul y Harden puede nacer un importante paso adelante de los Rockets.

Conferencia Este

Milwaukee Bucks vs Detroit Pistons

Puro Este. La última vez que los Milwaukee Bucks y los Detroit Pistons se enfrentaron en Playoffs fue en 2006, con victoria para los de Detroit. Y esa ha sido la tónica en el pasado: de 17 ocasiones en las que se han enfrentado en postemporada, Detroit ha ganado 14. Aunque algo nos dice que ese balance está a punto de igualarse un poco…

Claves:

¿MVP?: Aquí ya nos hemos mojado. Giannis Antetokoumpo es nuestro MVP. Su temporada ha sido estratosférica, promediando 27.7 puntos, 12.5 rebotes y 5.9 asistencias por partido… en menos de 33 minutos (cuatro menos que Harden). Son números que no se han visto en más de cuatro décadas (Abdul-Jabbar, en 1976). Ahora tenemos que ver si es capaz de dominar tanto también en Playoffs, en la primera ocasión en la que realmente se le va a exigir que luche por el máximo. Y no todos soportan bien ese peso a los 24 años.

Point Blake: En los cuatro enfrentamientos entre Pistons y Bucks en temporada regular Blake Griffin ha promediado 24.3 puntos, 8.3 rebotes y 7 asistencias. Cuando estaba en los Clipppers muchos deseábamos ver a Griffin con la responsabilidad de un generador primario, y los Pistons nos han dado esa oportunidad. Lamentablemente parece ser que Blake ha llegado tocado a las últimas semanas de temporada regular, fiel a su cita con las lesiones.

¿Quién defiende a Giannis?: Es la gran pregunta a la que se va a enfrentar todo equipo que se mida a los Milwaukee Bucks. En el caso de los Pistons no hay muchas respuestas. Griffin puede que sea el emparejamiento natural que se encuentren, pero no hay mucho más allá de Blake. El esfuerzo de los de Casey va a tener que se colectivo, con una red que se centre en contener el uno contra uno de Giannis (difícil) y que esté rápida en las ayudas para llegar a puntear a los cuatro lanzadores que suelen compartir pista con él (aún más complicado).

Factor X: Andre Drummond. El hombre que estaba allí, pero como si no. Un pívot que con sus números habría sido considerado megaestrella en épocas pasadas, pero que en la NBA moderna queda relegado inevitablemente a un segundo plano. Los Bucks cierran bien el rebote defensivo, con lo cual va a tener complicado intentar equilibrar la serie desde su punto fuerte. Pero aun así parece más probable que si tuviésemos que poner como factor X a la montaña rusa que es el lanzamiento exterior de los Pistons, lo único que podría darles de verdad una oportunidad de luchar la serie de tú a tú.

Toronto Raptors vs Orlando Magic

Leonard es uno de los más firmes aspirantes a ocupar un trono del Este que, por primera vez en ocho años, conocerá un nombre diferente a LeBron James. Los Raptors han perdido dos veces con Orlando este año (2-2)… pero siempre en partidos en los que no tuvieron a Lowry y Leonard a la vez.

Claves:

Diferencia en el puesto de uno: DJ Augustin tiene su utilidad en la estructura de los Magic (básicamente, está por encima del 42% en triples) pero es un punto a castigar por el rival, que además en este caso tiene en Lowry y VanVleet una de las mejores parejas de la Liga. Interesante, en ese sentido, ver cuánto juega Carter-Williams en la eliminatoria, porque Toronto puede martirizar a Augustin en el pick&roll. Claro que Carter-Williams en ataque está lejos de dar el espacio de su compañero. Posible (importante) punto de fuga a vigilar.

La defensa de los Magic: Steve Clifford ha hecho un trabajo magnífico en su primer año en Orlando, terminando la temporada en una sensacional forma… motivada sobre todo por su rendimiento atrás. Los Magic son fantásticos defendiendo en transición, sólidos conteniendo el triple y son uno de los equipos que más obliga a lanzar desde la media distancia. ¿Es suficiente para parar el tremendo arsenal de Toronto? Por ahí van a pasar sus opciones

Profundidad vs efecto Ross: Toronto es seguramente el equipo más armado del Este. Tiene recursos en todas las posiciones y puede ser muy versátil adaptándose al rival. Llega a la eliminatoria con sus cinco quintetos más usados superando al rival por, como mínimo, 8 puntos por 100 posesiones. Un dato intimidatorio. Orlando va más corto de efectivos… pero tiene a Terrence Ross en estado de gracia. De cómo responda ante la defensa de Toronto va a depender la salud del ataque de su equipo.

Factor X: Aaron Gordon. Por doble motivo, va a tener que reducir a Pascal Siakam en un lado de la pista y subir su aportación en el otro, algo –esto último- que le ha costado mucho ante los Raptors este año. Orlando va a necesitar que sea mucho más agresivo en ataque.

Philadelphia 76ers vs Brooklyn Nets

Dos de las franquicias llamadas a ser fijas en los Playoffs del Este en años venideros. Unos echando el resto desde ya con la agresividad en los despachos de Elton Brand. Los otros llegando como la hormiga obrera, reconstruyendo casi en tiempo récord una franquicia que estaba en un lugar muy oscuro hace solo un par de años. Ya las dos también con un poquito de gen ‘Spur’ en su ADN: Brett Brown en los Sixers, y Sean Marks en los Nets. En temporada regular se repartieron las victorias, 2-2.

Inexpertos pero peleones: Los Brooklyn Nets podrían ser la cenicienta de esta historia, si en el cuento su malvada madrastra hubiera traspasado hasta a la calabaza a los Boston Celtics. Ahora que ya han salido del túnel su temporada es todo un éxito, pero seguro que no quieren quedarse aquí. D’Angelo ‘el otro regalo de los Lakers’ Russell ha ido creciendo con el paso de la temporada hasta colarse de forma legítima entre los jugadores más prometedores de la NBA. En un entorno adecuado y con paciencia ha ido madurando, y ahora vemos los resultados.

El Big 4: Los Philadelphia 76ers han hecho una apuesta muy fuerte por el presente. Cualquiera en el lugar de Elton Brand podría haber pensado que, siendo un recién llegado y con dos estrellas jóvenes como Joel Embiid y Ben Simmons en su plantilla, tenía años para planificar como intentar llegar a la cumbre. Pero Brand se la ha jugado con Jimmy Butler y Tobias Harris, y eso coloca a los 76ers en una tesitura en la que se les va a pedir que luchen por entrar en las Finales desde ya.

Dos entrenadores pacientes: Aquí nos alegramos de que la gente que trabaja duro y pasa por el sufrimiento de tener a su equipo en el pozo después pueda disfrutar de los resultados del trabajo bien hecho. Brett Brown y Kenny Atkinson son dos ejemplos. Brown lidió con las plantillas continuamente cambiantes de los años del Proceso de los Sixers. Atkinson también ha sacado el máximo de todos los jugadores que han pasado por sus manos desde que llegó a Brooklyn. Incluso cuando estaban en el fondo de la clasificación, Sixers y Nets han jugado bien, aunque el talento no estuviese ahí. Pero se acabó el periodo de gracia. Ahora se les va a exigir algo más a los dos, especialmente a Brown.

Factor X: Caris Levert. Antes de su lesión, Caris Levert estaba siendo el mejor jugador de los Brooklyn Nets. Levert continuaba así con su progresión, siendo una nueva muestra también del trabajo detrás de las sombras del equipo de desarrollo de jugadores de los Nets. Como es lógico, después de su regreso Levert estuvo a un nivel más bajo, y probablemente no le veamos de nuevo en su máximo esplendor hasta la temporada que viene, con todo un verano de trabajo entre medias. Pero si sus números en abril (15.8 puntos y por encima del 50% en tiros de campo y del 40% en triples) son una muestra de que se está recuperando, entonces los Nets pueden plantar más cara de la que pensábamos.

Boston Celtics vs Indiana Pacers

Solo una victoria ha separado a Celtics y Pacers en fase regular, la serie con menor diferencia entre los implicados. Sin embargo Indiana ha perdido sus dos compromisos contra Boston tras la lesión de Oladipo. ¿Cuánto puede afectar a los de Stevens la baja de Marcus Smart?

Claves:

Sin Smart: Su baja va más allá de lo deportivo para Boston. Smart es una vitamina en la pista, un impulso moral y un jugador que solo concibe jugar con pinturas de guerra. Es, en otras palabras, un perfil ideal para el barro y los Playoffs. Los Celtics han sido un equipo inconsistente y la necesidad de factores de unión, en momentos delicados, puede ser importante llegado el caso. En lo deportivo, Jayson Tatum ha demostrado ser capaz de reducir bien a Bojan Bogdanovic en emparejamiento directo. Y Jaylen Brown también podría acometer esa marca. Pero el valor de Smart no es, ya digo, solo deportivo.

Irving y el pick&roll: Indiana ha sido el mejor equipo de la temporada conteniendo al manejador de balón rival en situaciones de pick&roll (solo 0.76 puntos permitidos por posesión) y ha estado entre los cinco mejores defendiendo aclarados (0.83 puntos permitidos por acción). Los Pacers han sido fantásticos atrás en bastantes cosas pero esas dos son especialmente valiosas aquí. Pero habrá contrapeso. Irving ha sido un factor decisivo (como casi siempre, por otra parte) en el clutch, finales de partido igualados. Del plan de McMillan para limitar a Kyrie y el éxito que obtenga puede salir un factor vital.

El banquillo de Indiana: McMillan no cuenta con su mejor jugador, el mayor desequilibrio individual y principal generador de ventajas desde el bote. Pero sí tiene armas de banquillo para crear impacto en la serie. Del nivel de Sabonis, McDermott y Evans pueden nacer o morir las esperanzas de los Pacers en la eliminatoria. Sobre todo en ataque, porque Boston parece mucho más preparado para imponerse en contextos de mayor anotación. Y seguramente los buscará, sabiendo el poder de los Pacers en estático. El banquillo debe responder al desafío anotador si se produce.

Factor X: Jaylen Brown. Mucho mejor rendimiento el suyo en los últimos dos meses, con excelentes porcentajes y bastante más impacto en cancha. Pero su rol puede cambiar tras lo de Smart y, si algo ha demostrado la temporada de los Celtics, es que la gestión de los roles (especialmente en los aleros) ha sido más que difícil. No en todos los casos más es mejor, pero en el caso de Brown los Celtics lo van a necesitar.

Fuente de todas las imagenes: NBA Fan Club (www.nbafanclub.es)