Houston recurre a su ‘gurú’ para volver a la élite: ¿Quién es Jeff Bzdelik y por qué ha sido decisivo en los Rockets?

noviembre 6, 2018

¿Lo compartes?

Jeff Bzdelik está de vuelta en Houston. Lo anunciaba el periodista Adrian Wojnarowski, reseñando que el técnico se reincorporará a la franquicia a finales de mes para continuar el trabajo que realizó en Houston las dos últimas campañas. Es decir, en calidad de asistente especializado en el apartado defensivo.

¿Por qué llega esta medida iniciado el curso?

Bzdelik decidió retirarse el pasado mes de septiembre, después de una carrera de cuatro décadas en los banquillos, la gran mayoría como asistente en NCAA y NBA. Estaba considerado como uno de los grandes artífices en el progreso defensivo de los Rockets de D’Antoni, que sin él han iniciado el curso viendo caer notablemente su rendimiento atrás. De hecho, en sus ocho primeros encuentros Houston tiene el décimo peor dato defensivo en la Liga, con más de 111 puntos recibidos por 100 posesiones.

¿Por qué era importante Bzdelik en los Rockets?

El curso anterior a la llegada de D’Antoni y Bzdelik (2015-16), Houston tuvo también la décima peor defensa de la NBA. Y tras una primera campaña con problemas también en ese apartado, los Rockets dieron un salto cualitativo en la segunda, llegando al top 10 defensivo (séptimo mejor registro) y siendo la cuarta mejor defensa NBA en el tramo posterior al parón del All-Star. El sistema agresivo y de cambios defensivos en los bloqueos, con piezas de enorme versatilidad en las alas; la llegada de Paul para sostener el perímetro, la mejor actitud de Harden y la evolución de Capela supusieron una evidente mejora.

Unir el tremendo poder ofensivo (mejor ataque NBA, según la eficiencia) a un progreso defensivo convirtió a Houston en el principal candidato a derrocar a los Warriors. Llevó al equipo a ganar 65 partidos en fase regular y jugar las Finales de Conferencia, que perdieron por un ajustado 3-4, sin poder contar con Chris Paul en los dos últimos encuentros.

¿De dónde viene el problema actual?

Existe una parte difícil de remediar. Houston ha perdido a Trevor Ariza y Luc Mbah a Moute, jugadores que realizaban una labor muy valiosa en el sistema defensivo orquestado por Bzdelik. Las nuevas piezas no llegan a ese nivel individual ni colectivo en esa estructura. De hecho, están lejos de hacerlo: por ejemplo con Carmelo Anthony en pista los Rockets están permitiendo 114 puntos por 100 posesiones. Sin él, solo 98. Cambiar a buenas piezas atrás por no tan buenas tiene consecuencias.

Pero existe una parte que sí es posible revertir. Aunque los medios disponibles sean menores, Bzdelik es un excelente gestor defensivo y puede modular el sistema. El núcleo duro del vestuario le respeta y cree en su método atrás, por lo que matizar el sistema debe ser posible. El curso pasado el técnico asistente, con plenos poderes atrás según reconocía el propio D’Antoni, remarcó la importancia de los ‘buenos hábitos’ en el éxito defensivo. En este inicio de campaña, los Rockets han perdido esos hábitos y han tenido tramos de cierta dejadez atrás.

Houston ha iniciado el curso siendo el quinto equipo que más volumen de tiros permite cerca del aro (un tercio de los tiros recibidos llegan a un metro o menos de distancia) y el tercero peor defendiéndolos (71.8% permitido), cifras peores que el año pasado tanto en volumen (3% más) como en acierto (5% más). Como consecuencia, está encajando siete puntos más por partido en la pintura (55 esta campaña).

Los datos en transición defensiva también han bajado e incluso el rebote, permitiendo más ofensivos a los rivales. Los problemas han llegado y el equipo, huérfano de su gestor atrás, lo está notando. Por eso Houston recurre el asistente, para que devuelva en la medida de lo posible el orden a una estructura que el pasado curso conoció la realidad: por muy poderoso que sea su ataque, sin consistencia defensiva la gloria resultará imposible.