Ha vuelto a pasar. Es la NBA y el mercado de traspasos. Cuando se acerca el cierre se viene la locura. Lo comentábamos hace unos días con Stauskas, que fue traspasado de los Blazers a los Cavaliers en pleno entrenamiento… y ahora ha sido más grave. Ha ocurrido con Harrison Barnes, jugador de los Dallas Mavericks. El compañero de Doncic se marcha a los Kings a cambios de Justin Jackson y Zach Randolph. Este era el momento en pleno partido:

Noche loca en la NBA: ¡una veintena de jugadores traspasados en unas pocas horas!

Explicamos este movimiento que también puedes leer junto a otros aquí.

Por los Kings: Sacramento se encuentra de lleno en la lucha por los Playoffs después de una sequía casi histórica, y no quieren dejar escapar la oportunidad de romper su mala racha. Se refuerzan con Harrison Barnes, un alero sobrepagado pero que puede encajar muy bien junto a De’Aaron Fox, Buddy Hield y el núcleo joven de los Kings como jugador capaz de ser un tercera espada en ataque y dar un nivel por encima de la media en defensa. Tiene una opción de jugador para quedarse una temporada más por razón de más de $25 millones, pero en Sacramento no parece importar, pues tienen idea de que sea un compromiso a largo plazo y seguirán teniendo espacio salarial igualmente en verano.

Por los Mavs: Primera parte del plan: Luka Doncic. Segunda parte del plan: Kristaps Porzingis. Tercera parte del plan: probablemente lo descubramos en verano con el dinero que acaban de liberar. Con Zach Randolph podrían negociar una rescisión de contrato, y Justin Jackson es una pieza interesante en contrato rookie aún, pero lo importante es el dinero liberado. Incluso siendo en temporadas poco competitivas, Barnes ha dado mucho a los Mavs dentro y fuera de la pista, pero daba la sensación de que la franquicia no le veía como un buen complemento para el proyecto a medio y largo plazo. En su plan agresivo de construir un equipo que sea contender en poco tiempo Dallas consigue liberar espacio suficiente para acercarse a la posibilidad de ofrecer un máximo en verano antes de una posible renovación de Porzingis. Ahora mismo liberarían alrededor de $30 millones, con posibilidad de ampliarlo a casi $40 si se corta a determinados jugadores con la stretch provision. ¿Quién quiere venirse a jugar con Luka y Porzingis?

Lo mejor, la respuesta de LeBron James a lo sucedido, que traspasen a un jugador en pleno partido:

“Déjenme adivinar. Esto está bien, porque tenían que hacer lo que es mejor para el equipo, ¿verdad? Cambiaron a este hombre mientras estaba jugando un partido y NO tenía idea (de que lo traspasarían). No critico a quién lo traspasó (a Barnes). Esto es un negocio y debes hacer lo que consideres que es lo mejor, pero sólo quiero que esta historia comience a CAMBIAR y que, cuando un jugador quiere ser traspasado o dejar a una franquicia, no se diga que es egoísta/ingrato y que cuando lo cortan, lo traspaso, lo mandan a waivers, etc., etc., que digan que ¡es lo mejor para el equipo¡ Ambas cosas están bien, honestamente lo creo.

“Sólo llamen las cosas por su nombre”.

 

Después del partido supimos por Paul Pierce, quien comparte agente con Harrison Barnes, que en realidad los Mavs informaron antes del partido a Barnes de que estaban muy cerca de un traspaso, y que planeaban que no jugase esa noche. Sin embargo, fue el mismo Barnes quien pidió que le dejaran jugar mientras no estuviese cerrado el acuerdo, algo que sucedió en mitad del partido.