Stephen Curry. De momento su nombre no aparece entre los favoritos al MVP, por haber estado algunos encuentros lesionado, pero la temporada de Stephen Curry está siendo excepcional. Tanto como para prácticamente calcar los números que le llevaron al MVP unánime en la 2015/2016. Fíjense:

Temporada del MVP unánime (2015/2016): 30,1 puntos, 5,4 rebotes, 6,7 asistencias, 50,4% FG, 45,4% t3, 90,8% FT, 5,1 t3 por partido

Temporada actual (2018/2019)
: 30,1 puntos, 5,2 rebotes, 5,8 asistencias, 51,3% FG, 50% t3, 93,8% FT, 5,4 t3 por partido

Como ven, las estadísticas de anotación prácticamente son calcadas: mismos puntos y porcentajes muy similares, tirando ligeramente menos este año (19,7 tiros por partido frente a los 20,2 de 2015/16) y mejorando su acierto en el triple (de 45% a 50%) y en los tiros libres (de casi un 91 a un 93%).

Todo lo está haciendo jugando prácticamente lo mismo (33:32 por partido , 40 segundos menos que en el año del MVP unánime) y con un porcentaje de uso similar (según BasketBall Reference, este año tiene un 32,1% por el 32,6% en aquella temporada). Hay otro dato muy llamativo, los puntos que promedia por tiro intentado. Una barbaridad de productividad en la que se aprecia que, en lo relativo al tiro, está dejando una campaña aún mejor que aquella. No solo va camino de batir el récord de triples de promedio, sino de hacerlo también con mejores porcentajes:

  • 2015-16: 1.48
  • 2018-19: 1.52

Su productividad está siendo desorbitada. Estas son las mejores temporadas de la historia en porcentaje efectivo en el tiro (eFG%), con el inicio de curso de Curry… al frente de la lista:

¿Dónde baja? Ligeramente las asistencias (de 6,7 a 5,8) y los robos de balón sustancialmente (de 2 a 1,1). También ha reducido mínimamente las pérdidas de balón (3,3 a 3,1).

¿Cómo está tirando? De una forma muy similar a las últimas temporadas. Según datos de Basketball Reference, el 46% de sus tiros son de 2 y el 54% en forma de triples. Si comparamos con la 2015/2016, en esa temporada lanzó el 44% de sus tiros de 2 y el 56% en triples. Datos muy similares. La distancia media de su lanzamiento es 18.4 pies (exactamente igual que en las dos temporadas anteriores y un pie más lejana que en la 15/16).

¿Dónde se aprecia más diferencia? Si nos fijamos al detalle en los triples. En la 15/16 el 54% de sus triples fueron asistidos. Este año ese dato sube al 64%, es decir, lanza menos tras bote. En cualquier caso, sus porcentajes siguen siendo fantástico. Si vamos al True Shooting % vemos que incluso supera al del año del MVP: un 68% por un 66% aquella temporada. Algo similar a lo que ocurre si acudimos al EFG%: 65% esta temporada frente al 63% de la 15/16. El único dato de estadística avanzada en el que realmente baja es en las Win Shares: de un 17,9 a 2,7 según Basketball Reference.

Por si algún lector se pierde con alguno de estos conceptos, recomiendo leer este Diccionario de Estadística Avanzada que elaboró Andrés Monje.

¿Qué ocurre con los ratings? Otro dato que calca: con él en cancha, los Warriors presentan un rating ofensivo de 117 puntos por 100 posesiones: exactamente el mismo que en la 2015/2016. Eso sí, el defensivo empeora este año: de 99 sube a 103.

Conclusiones: Es evidente que Stephen Curry está jugando a un nivel altísimo. Con él en cancha, los Warriors han ganado 14 partidos y solo han perdido 3. Sin él, 5-6 de balance. Pero más allá de eso, la muestra de Curry sigue siendo ‘relativamente’ pequeña, ya que solo ha disputado 17 partidos. Lo normal, si es que se puede utilizar esta palabra hablando de Curry, es que sus porcentajes desciendan ligeramente y con ellos, sus medias anotadoras. Pero de momento está prácticamente calcando los números que le llevaron a ser el primer MVP unánime de la historia de la NBA.