NBA

Isaiah Thomas por fin encuentra destino: análisis de su llegada a los Denver Nuggets

julio 13, 2018

¿Lo compartes?

Era uno de los nombres propios con más asteriscos del mercado de agentes libres y por fin Isaiah Thomas ha encontrado destino, aunque para ello haya tenido que rebajar su caché. Los Denver Nuggets se han hecho con el pequeño base por un año y a cambio del mínimo salarial, unos dos millones de euros, en una operación curiosa para ambas partes que conviene explicar.

El año pasado Isaiah Thomas aspiraba a un contrato mucho más lucrativo, pero su mala temporada y las dudas que ofrece su físico, con muchos problemas de lesiones, le han complicado su situación. En un mercado de agentes libres en el que no había demasiado dinero disponible y con las franquicias muy poco dispuestas a arriesgar con perfiles ‘peligrosos’, Isaiah Thomas se encontraba en una situación difícil. Algo similar a lo que le ocurría a DeMarcus Cousins, envueltos en una combinación de mercado comprimido y problemas físicos. A Thomas además, hay que añadirle que su pequeño tamaño siempre le convierte en diana defensiva para el rival, lo que genera muchos desajustes atrás.

Desde marzo, Isaiah Thomas se recupera de una intervención en la cadera, después de promediar 15,2 puntos y 4,8 asistencias la pasada temporada, sus peores números desde su año rookie.

Ante esa perspectiva, Isaiah Thomas ha decidido aceptar la oferta de los Denver Nuggets por un año a cambio del mínimo. Allí se reencontrará con Mike Malone, que fue su técnico en los Sacramento Kings. Lo que está por ver es qué rol recibe Thomas en los Denver Nuggets, que cuentan un backcourt formado por Jamal Murray y Gary Harris, pero que a la vez presentan huecos en su rotación exterior.

En ese contexto, la duda es si Malone apostará de inicio por Thomas o si le utiliza en un rol diferente, saliendo del banquillo, que es el escenario más factible si se le quiere dar balón y toma de decisiones en ataque, donde sigue siendo un jugador capaz de producir bastante. Murray no es un base clásico y también busca esencialmente anotar, lo que hace que los Nuggets tengan una rotación en el ‘uno’ bastante particular. Y es que, en la práctica, su base es Nikola Jokic, el ‘cinco’. Y el segundo generador principal puede ser Paul Millsap, el ‘cuatro’.

Eso permite a los exteriores centrarse más en labores de anotación, algo que puede beneficiar a Thomas, que en un equipo que es capaz de correr (octavo que más anotó al contraataque el pasado año) y sistemas ofensivos dinámicos (con dos excelentes interiores pasadores), sin tener necesidad de crear todo el juego, puede verse beneficiado si está sano y cuajar un buen año (presumiblemente como sexto hombre o pieza de rotación) que le pueda mejorar su caché de cara al próximo verano. Denver puede ser, de paso, un equipo con un potencial devastador en ataque la próxima temporada.

Esta sería, a día de hoy, la rotación de los Nuggets:

PG: Jamal Murray, Isaiah Thomas

SG: Gary Harris, Malik Beasley

SF: Will Barton, Torrey Craig, Michael Porter Jr.

PF: Paul Millsap, Trey Lyles, Juancho Hernangomez

C: Nikola Jokic, Mason Plumlee

En cualquier caso, la apuesta de los Nuggets es obviamente pequeña, con muy poco dinero invertido en Thomas y conscientes de que será difícil retenerle si hace una buena temporada. Si le sale bien, habrán tenido a un jugador de gran nivel por el mínimo, mientras que Thomas aguardará al próximo mercado de agentes libres con la esperanza de demostrar esta temporada que puede recuperar su mejor nivel. Una nueva oportunidad para el base, de 29 años, que desde que salió de los Celtics en el verano de 2017 ha pasado por los Cleveland Cavaliers, los Lakers y, ahora, los Denver Nuggets.