Es siempre uno de los precios más difícil de intuir a inicios de temporada. Y uno de los que más expectativas despiertan, ya que en la NBA el galardón a ‘Jugador Más Mejorado’ suele reconocer el nacimiento de una futura estrella para la Liga. De hecho está enfocado a valorar a los jóvenes que progresan mucho de un año a otro y van encaminados a la primera línea de la competición.

Mirad, sin ir más lejos, los últimos seis ganadores del premio:

  • 2013: Paul George
  • 2014: Goran Dragic
  • 2015: Jimmy Butler
  • 2016: CJ McCollum
  • 2017: Giannis Antetokounmpo
  • 2018: Victor Oladipo

Una nómina más que potente, con jugadores de calibre All-Star, All-NBA, All-Defensive Team e incluso candidatos serios al MVP. ¿Cuáles son los grandes favoritos para esta temporada? ¿Qué jugadores están dando el mayor salto cualitativo?

Pascal Siakam

Foto: Vaughn Ridley/Getty Images

Durante muchos tramos de temporada está siendo el segundo jugador más relevante del equipo con el segundo mejor récord NBA. El camerunés está creciendo en cada apartado imaginable del juego. Está siendo, por ejemplo, el jugador de Toronto con mejor diferencial defensivo según está o no en pista, su presencia es la que más se nota. Pero lo llamativo es que a su labor sin balón, donde destaca por su perfil físico, buena lectura atrás y extrema versatilidad que le permite defender casi cualquier rival dentro o fuera de la zona (es una especie de comodín atrás), está añadiendo una gama ofensiva muy a considerar.

De su segundo al tercer año, Siakam ha pasado a producir 9 puntos más por partido. Lo ha hecho subiendo sus porcentajes en tiros de campo (55%), convirtiéndose en un recurso más eficiente en el triple (1 por partido con un 37% de acierto) y forzando más para aprovechar también mejor sus tiros libres (77% de efectividad). Para colmo se ha convertido en una opción creativa, gracias a su manejo de balón y comprensión del juego, lo que le permite ejercer como generador secundario en ataque. En otras palabras, está castigando tanto con como sin balón.

Un salto cualitativo descomunal que le hace ser, seguramente, el gran favorito al galardón que reconoce a estrellas emergentes en la Liga.

D’Angelo Russell

Foto: Jim McIsaac/Getty Images

Los Nets son una de las sensaciones de la temporada en el Este, apuntando a playoffs con una plantilla aún a medio reconstruir y en la antesala de un verano de 2019 que puede ser decisivo para la franquicia. Lo que es seguro es que conseguir a D’Angelo Russell (agente libre en unos meses) ha sido uno de los grandes éxitos recientes en Brooklyn. Porque el base está completando una campaña magnífica, como líder en cancha de un equipo al alza. Se ha preparado mejor físicamente este curso y su enorme talento está siendo mucho mejor aprovechado por un Atkinson que le está dando vuelo.

Russell no solo ha mejorado sus promedios simples (20.5 puntos y 6.8 asistencias, con los mejores porcentajes en todo de su carrera), sino que está teniendo una mayor consistencia y controlando mejor los partidos. Considerando que se trata de un jugador obligado a tomar muchas decisiones con balón (30% de uso ofensivo, en el top 10 NBA) y no estando rodeado precisamente de estrellas NBA, su rendimiento es fantástico.

Es de hecho esa una de las mejores bazas de Russell para el premio. Su liderazgo y madurez en un equipo que le necesita siempre en plenitud para competir.

Buddy Hield

Foto: Streeter Lecka/Getty Images

Solo tres jugadores han anotado más triples (3.4 por partido) esta temporada que él: Stephen Curry, James Harden y Paul George. Pero ninguno de ellos alcanza sus porcentajes ahí (44%). De hecho, nadie en el Top 20 de triples anotados alcanza esa efectividad. Hield es una de las grandes claves del renacimiento de los Kings, una de las mejores noticias de la campaña NBA. Y desde luego lo es por bastante más que por tirar, donde destaca especialmente.

Hield se ha ganado un puesto al lado de De’Aaron Fox en el backcourt y ambos se complementan a la perfección. Porque más allá de ser un excelente tirador, en todo tipo de situaciones y desde prácticamente cualquier zona, Hield está ayudando como generador y representa un plus en el rebote, tanto defensivo como especialmente ofensivo (es el quinto ‘guard’ que más captura en la Liga). Un tremendo anotador emergente (8 puntos más por partido esta temporada que la anterior) que demuestra que llegar ‘tarde’ a la NBA (completó ciclo universitario en Oklahoma, tiene 26 años) no está reñido con aspirar a ser una estrella.

¿Son los únicos candidatos? En absoluto, de hecho esta categoría se abre muchísimo ya que numerosos jugadores que dan un salto en su nivel pueden optar a tener reconocimiento.

Entre los principales ‘ausentes’ del Top 3, dos nombres: Montrezl Harrell, con una espectacular campaña en los Clippers saliendo desde el banquillo (lo que le colocará también entre los candidatos a ‘Sexto Hombre del Año’) y De’Aaron Fox, compañero de Hield en Sacramento y que está protagonizando un segundo año de carrera realmente sensacional.

Aunque precisamente esto último, ser jugador sophomore, pueda jugar en su contra ya que normalmente los jugadores de segundo son menos valorados en estos galardones, por el hecho de que se entiende que el primer gran salto en los jóvenes se produce de forma automática tras superar los problemas del debut en la NBA.

¿Quién pensáis que se va a llevar el galardón? Quedando aproximadamente un mes de fase regular, los candidatos están sobre la mesa.

Bajo mi punto de vista, el favorito es Pascal Siakam, no solo por su salto estadístico sino por hacerlo también a nivel de rol en uno de los mejores equipos de la NBA. Siakam es ya uno de los defensores más efectivos de la Liga y en ataque ha demostrado ser capaz de asumir responsabilidades de forma solvente. Aunque la competencia es altísima y suceda como en prácticamente los premios (lo merecerá aquel que lo gane pero también lo merecerían algunos más que quedarán sin galardón), el africano está siendo una de las sensaciones de la temporada.