Apenas unas semanas restan de fase regular NBA pero, incluso ya, se pueden contemplar las semifinales de la Conferencia Este como uno de los posibles picos de esta temporada. Tras la marcha de LeBron James, gran dominador de la Conferencia toda la década (ocho años consecutivos pisando las Finales), la baraja se ha abierto y el nivel de competitividad ha aumentado.

Hay cuatro equipos (Milwaukee, Toronto, Philadelphia y Boston) diseñados para ganar ya la Conferencia, a los que hay que añadir a Indiana, que a pesar de la baja de su jugador franquicia, Victor Oladipo, sigue rindiendo a un fantástico nivel. Esto genera un escenario apasionante, por el nivel de los candidatos, su necesidad de dar el salto cualitativo y lo enigmático del panorama, con muchas preguntas por resolver y muy pocas certezas.

¿Quién son, de entre todos los candidatos, los que mejores opciones tienen? ¿hay favoritos en una Conferencia que aglutina, a la vista y esta vez sí, tantos (incluso más) equipos de élite como el Oeste?

Milwaukee Bucks

  • vs Toronto: 3-1
  • vs Indiana: 3-1
  • vs Philadelphia: 1-1 (un partido por jugar)
  • vs Boston: 2-1

Total: 9-4

Con la llegada de Mike Budenholzer al banquillo, los Bucks han pasado de ser un equipo con futuro a ser un equipo ya temido en el presente. Son la mejor defensa NBA (por debajo de 104.4 puntos permitidos por 100 posesiones), el tercer mejor ataque (solo por detrás de Warriors y Rockets, es decir dos equipos del Oeste) y tienen a uno de los jugadores más dominantes de la Liga: Giannis Antetokounmpo.

Milwaukee ha salido venciendo en cada emparejamiento ante los otros ‘gallos’ del Este, su estructura es extremadamente versátil y para colmo apunta a tener factor cancha en todas las eliminatorias del Este. La inexperiencia y la necesidad de que algún jugador del perímetro (especialmente Middleton o Bledsoe) ofrezca un permanente rendimiento como estrella en playoffs pueden ser sus puntos en contra, sobre todo considerando que pese a lo diferencial de su figura, la ausencia de tiro en Giannis (jugador que más balón absorbe) puede convertirse en un hándicap ante determinados rivales también muy versátiles. Pero parecen preparados para alcanzar la cima.

Toronto Raptors

  • vs Milwaukee: 1-3
  • vs Indiana: 2-1
  • vs Philadelphia: 3-1
  • vs Boston: 2-2

Total: 8-7

Masai Ujiri no ha tirado la casa por la ventana por casualidad. Puede que sea su última baza, pero no será por falta de ambición: los Raptors tienen la plantilla más cargada de talento del Este, una liderada por el (seguramente) otro gran jugador de la Conferencia: Kawhi Leonard. El alero está siendo regulado en sus esfuerzos pero cuando ha estado en pista ha dejado básicamente las sensaciones de antaño: las de un robot preparado para destruir rivales en ambos lados de la pista.

Toronto también tiene su defensa (séptima) y su ataque (sexto) en el Top 10 NBA, es un equipo muy versátil en cuanto al uso de formatos y acaba de sumar aún más recursos, sobre todo el de un Marc Gasol que no solo proyecta posibilidades en ataque, con su talento creativo, sino que es (junto a Horford) la mejor antítesis posible que tiene el Este ante Joel Embiid. ¿En su contra? Necesitan a Leonard a su mejor nivel, porque pese a la profundidad y los excelentes secundarios, sin él los fantasmas del pasado reciente, con bloqueos mentales severos en la franquicia, pueden acudir de nuevo. Leonard es, en cierto modo, la medicina ante ese problema.

Philadelpia 76ers

  • vs Milwaukee: 1-1 (un partido por jugar)
  • vs Toronto: 1-3
  • vs Indiana: 3-1
  • vs Boston: 1-3

Total: 6-8

Los Sixers tienen seguramente el mejor quinteto que cualquier equipo del Este puede presentar en pista. Simmons-Redick-Butler-Harris-Embiid forman un núcleo que, a pesar de su escasa muestra (150 minutos), está superando claramente a los rivales (+15.7 puntos de diferencia por 100 posesiones). No es casualidad. Philadelphia es, además, un equipo muy preparado para ser una pesadilla en playoffs, con tres jugadores de nivel ‘All-Defensive Team’ como Embiid, Simmons y Butler. Y un conjunto, en definitiva, muy capaz de dominar partidos físicos y duros, que suelen aumentar en la fase final.

La rotación, no obstante, está muy por descubrir, ya que los traspasos han cambiado mucho la cara de la plantilla. Y es uno de los puntos negativos de Philadelphia: no hay demasiadas rutinas en un equipo con enorme potencial… pero en cierto modo casi todo por demostrar con respecto a él. El tiro exterior puede convertirse en otro problema llegado el caso y obligar a los Sixers a abusar del uso de Redick, su mayor garantía ahí pero un hombre que por ejemplo puede ser penalizado atrás por Toronto y Boston con enorme facilidad. Y eso lleva al tercer aspecto en contra, los emparejamientos: Raptors y Celtics son equipos diseñados para atacar fragilidades de los Sixers y limitar sus virtudes. A nivel de potencial, su techo no envidia ningún otro, pero la práctica puede ser compleja para Philadelphia.

Indiana Pacers

  • vs Milwaukee: 1-3
  • vs Toronto: 1-2
  • vs Philadelphia: 1-3
  • vs Boston: 1-2 (un partido por jugar)

Total: 4-10

Los Pacers son un excepcional equipo defensivo, con el tercer mejor dato de la Liga esta temporada y una estructura lo suficientemente sólida como para perder a Victor Oladipo, jugador clave, y seguir rindiendo a un enorme nivel. Es un conjunto muy, muy trabajado atrás. La labor de Nate McMillan está siendo soberbia e Indiana es, sobre todo, un equipo que en contexto de playoffs, con ritmos más lentos y mayor batalla física, puede competir ante cualquiera.

Indiana está en condiciones de proteger su cuarta plaza del Este y tener factor cancha a favor en la primera ronda, lo que considerando sus circunstancias sería de gran valor. En su contra circula el hecho de haber perdido a su mayor generador de desequilibrios en ataque. Los Pacers tienen varios jugadores capaces de anotar pero casi todos lo hacen mejor en roles secundarios o después de que le den las ventajas. En playoffs esa ausencia de un primer desequilibrio, sobre todo desde el bote, puede penalizar enormemente. Esa circunstancia hace que, a siete partidos, parezcan más débiles que los otros cuatro candidatos.

 

Boston Celtics

  • vs Milwaukee: 1-2
  • vs Toronto: 2-2
  • vs Indiana: 2-1 (un partido por jugar)
  • vs Philadelphia: 3-1

Total: 8-6

Los Celtics tienen todas las herramientas para ser un coco en Playoffs. La cuestión es si la teoría será llevada a la práctica de forma consistente. Y se les va acabando el tiempo para lograrlo. Su defensa está sobradamente preparada (pese a su irregularidad, es la quinta mejor esta temporada) y tienen una plantilla versátil y profunda. Además, acumulan una enorme cantidad de recursos ofensivos, principalmente contar con un jugador muy resolutivo en finales igualados y contextos de máxima presión. Y es que en escenario de playoff Kyrie Irving se agiganta.

Al Horford es, al mismo tiempo, una pesadilla para prácticamente cualquier rival que pueda tener Boston. Y si está sano es, genere más o menos estadísticas simples, un jugador diferencial en playoffs. ¿Cuáles son los problemas? El primero, los Celtics no están teniendo regularidad alguna en su juego y cambiar el chip para playoffs no es algo sencillo ni automático. El segundo, la química de equipo parece muy lejana a lo ideal, con los jóvenes clave con tendencias poco saludables de juego e Irving tomando un papel vocal demasiado fuerte que está complicando la estabilidad. Y el tercero, Boston podría (de seguir así) no tener factor cancha en ninguna ronda de playoffs, lo que le dejaría un cuadro durísimo, teniendo que vencer a tres grandes equipos, sin factor cancha, para ganar el Este. Demasiado hándicap.