La mala suerte se ceba con DeMarcus Cousins. Así está su situación después de volver a lesionarse

DeMarcus Cousins no parece precisamente un tipo con mucha suerte. Después de recuperarse de una de las lesiones más graves que puede sufrir un jugador de baloncesto, y en el que era tan solo el segundo partido de Playoffs de su carrera (era el jugador en activo con más partidos disputados en temporada regular sin haber pisado los Playoffs), el pívot sufría una lesión sin contacto que hacía presagiar lo peor.

Según las informaciones de las últimas horas, Cousins sufre un desgarro en el cuádriceps izquierdo, el mismo en el que sufrió la lesión en el tendón de aquiles. Según Adrian Wojnarowski los doctores están tratando de determinar la extensión del desgarro que sufre Cousins, quien de momento tratará de evitar el quirófano. Sin embargo, aunque el pívot consiga recuperarse sin tener que recurrir a la cirugía, esta lesión le deja en una posición complicada de cara al futuro. 

Lo más probable es que Cousins no vuelva a jugar en lo que resta de Playoffs, y dependiendo del tipo de desgarro que sufra su recuperación se alargará más o menos. Un signo positivo para el jugador es que parece que el desgarro se encuentra en el músculo, y no en el tendón. Así tenía el muslo después de la lesión.

Imagen

Sin embargo, es complicado ser muy optimista con respecto a las opciones de DeMarcus Cousins de cara a un verano en el que volverá a ser agente libre. A pesar de que había mostrado la irregularidad e incluso ineficacia propia de un jugador que regresa de una lesión dura, Cousins podría haber despertado el interés de más de una franquicia en julio, especialmente alguna algo desesperada que se encontrara con mucho dinero libre y pocos jugadores diferenciales a los que ofrecérselo.

Ahora parece difícil imaginarse a una franquicia haciendo una oferta alta por Cousins. Si las dudas ya estaban presentes por la pasada lesión en el tendón de aquiles, ver que ahora tiene más problemas físicos que pueden ser frecuentes en el futuro hará que muchos pretendientes busquen otras alternativas más seguras.

El máximo al que podría aspirar, que superaría los $30 millones anuales, está ahora más lejano que nunca. Pero algunas franquicias con espacio salarial y aspiraciones podrían haber intentado hacerse con sus servicios por la mitad de esa cantidad y con un contrato no garantizado en sus últimas temporadas a modo de seguro. Si alguien le ofrece ahora un acuerdo a medio plazo, podemos dar por hecho que tendrá también ciertas cláusulas para protegerse en caso de lesión.

En el verano pasado DeMarcus Cousins aseguró que no tenía ofertas, y que por eso firmó con los Golden State Warriors. Era a todas luces un parche para un año, ya que en julio los Warriors no podrán ofrecer más a Cousins que la mid exception de nuevo. Al no disponer de sus Bird Rights (derechos Bird, que se suman a partir del segundo año con un mismo equipo y permiten superar el límite salarial para renovar a un jugador), Gonden State no puede sobrepasar el límite salarial el próximo mes de julio para retener a Cousins.

Si el jugador de los Warriors se encuentra de nuevo sin mercado en verano, la opción de quedarse en la franquicia ganaría enteros. Habrá que ver qué sucede en las próximas semanas, pero puede que Boogie sienta una sensación de deja-vu este verano.