En la NBA todo está enfocado al espectáculo. Bajo el mandato de David Stern la liga se convirtió en uno de los mejores productos deportivos del mundo, y con Adam Silver se sigue por el mismo camino, afinando cada vez más en los diferentes aspectos que potencian sus capacidades económicas y de mercado.

Una de las claves del producto NBA está en las diferentes fechas importantes con las que cuenta, y especialmente con los límites, tanto de apertura como de cierre de mercado. No solo existe interés en el juego puro, en los partidos, también en el trade deadline en febrero, el momento en el que se abre el mercado en julio, la lotería del Draft en mayo, o el mismo Draft en junio. Dentro de todos estos eventos, el que se produce a horas más intempestivas es la apertura del mercado, que comienza a partir de las 00:00 de 1 de julio en el horario de la costa Este. Pero dicho horario cambiará a partir de la temporada que viene, según confirmó Adam Silver.

El horario de la medianoche tenía su sentido en el cambio de día y de mes, pero al ocurrir tan tarde en la costa este la NBA pierde potencial mediático. A los pocos minutos de abrirse el mercado ya se empiezan a conocer los primeros acuerdos, y algunos de los más importantes pueden llegar en plena madrugada estadounidense.

A partir del año que viene Silver buscará potenciar también la fecha clave del 1 de julio, retrasando la hora de apertura oficial del mercado a una más “razonable y televisiva”, según sus propias palabras. No se sabe aún en qué momento del día podría suceder, pero si cogemos como referencia el trade deadline de febrero podría suceder a las 3:00 PM de la costa este, lo que son las nueve de la noche española. Otros eventos como la lotería del Draft o los anuncios de los titulares del All Star suelen ocurrir a partir de las 7:00 PM (1:00 AM en España).

De esta forma las audiencias podrían sintonizar con programas especiales de las diferentes cadenas, maximizando así el potencial económico de uno de los días más importantes del año NBA.