2.19 de altura, 2.34 de envergadura y 2.95 con brazos extendidos hacia arriba.

2.34 de altura, 2.5 de envergadura y 3.12 con brazos extendidos hacia arriba.

Son medidas que asustan solo de leerlas, no hablemos ya de imaginarlas en cancha. Dos prodigios físicos, que parecen sacados de un videojuego, se van a presentar al Draft de la NBA: Bol Bol (2.19) y Tacko Fall (2.34).

Bol, hijo del mítico Manute Bol, ya demostró durante la pasada campaña en Oregon ser mucho más que un jugador estático y defensivo ya que acumuló un 52% en triples y apunta a la primera ronda del Draft (número 19 según NBADraft.net).

Fall, a pesar de su buen papel con UCF en el pasado March Madness, sigue sin aparecer en las predicciones de los expertos para ser elegido en el Draft. Sus condiciones físicas nunca se han visto en la NBA y las próximas semanas serán claves para que pueda convencer a algún equipo de que le reclute para sus filas.