Una vez más, Kyrie Irving se ha pronunciado su futuro. Es algo que va a estar latente en los próximos meses y que ahora, antes de que arranque la nueva temporada NBA, vuelve a aparecer. Con el TD Garden lleno de aficionados, en el evento que abre un nuevo curso céltico, Kyrie Irving, micrófono en mano, tranquilizó a los fans: “Si me queréis aquí, pienso renovar el año que viene”. Este fue el instante:

El caso Kyrie Irving

En el caso de Kyrie Irving hay que señalar dos cosas antes de empezar a analizar. Lo primero es que tiene contrato esta temporada y una más, aunque es una player option. Esto implica que el propio jugador puede renunciar a ella y salir al mercado (aunque sea para renovar por el mismo equipo). Y en segundo lugar, que es un jugador que ya pidió el traspaso a un franquicia, forzando su salida de los Cleveland Cavaliers.

De momento, lo único que había dejado claro hasta ahora es que su intención hasta ahora era no renovar este verano -como así ha sucedido- y ser agente libre sin restricciones en 2019. Un movimiento con más intención financiera que deportiva. Lo explicamos:

-Si Kyrie Irving hubiera firmado este verano, con un año de contrato aún, podría haber alcanzado un total de unos 128 millones de dólares por cinco temporadas (108 por cuatro años más los 20 del contrato actual)

-Si Kyrie Irving es agente libre sin restricciones en el verano de 2019 puede firmar un contrato de 5 años a razón de 188 millones, más los 20 ya firmados, para un total de más de 200. 80 más que en el caso anterior.

Foto: Maddie Meyer/Getty Images

Financieramente, está claro que el movimiento de Kyrie Irving, siga en Boston o no, va encaminado a conseguir el mejor contrato posible, aunque hasta ahora nunca se había pronunciado tan claramente sobre la posibilidad de seguir en los Boston Celtics como hasta ahora.

La situación de los Boston Celtics

Todo esto nos lleva a observar la situación salarial de los Boston Celtics, que a medida que mejoran en lo deportivo (aspirantes reales al anillo), van a tener que afrontar una serie de decisiones complicadas en lo económico para mantener su núcleo el mayor tiempo posible.

Ya en verano afrontaron la renovación de Marcus Smart, que se saldó con un buen acuerdo para los de Boston (4 años/ 52 millones) y además de la situación de Kyrie Irving, en los próximos meses tendrán que decidir qué hacen con otro base: Terry Rozier. En el horizonte aparecen también las renovaciones de jugadores en contratos de rookie como Jaylen Brown y, un año más tarde, Jayson Tatum.

Centrándonos en Kyrie Irving, ¿pueden los Boston Celtics renovarle? La respuesta es sí, pero en cada renovación de estrellas la situación de los de Boston se complica un poco más y la ‘clase media’, jugadores como Marcus Morris o el propio Baynes, se quedan en una posición compleja. Estructuralmente, en la plantilla de los Boston Celtics hay estrellas pagadas como tal (Hayward, con este y dos años más firmados; y Horford, con este y otro), jugadores jóvenes con contratos de rookie (Tatum, Brown, Rozier, Yabusele, Ojeleye, Robert Williams) y una serie de complementos interesantes por lo poco que cuestan a la franquicia (Theis, Wanamaker, Jabari Bird).

Fuente: Basketball Insiders

Es posible que a medio plazo los Boston Celtics tengan que ir sacrificando piezas de un engranaje muy interesante y que les está funcionando, porque parece imposible que consigan pagar al mismo tiempo a Hayward, Horford, Irving, Smart y Rozier cuando toque renovar a Brown o Tatum. El impuesto de lujo comenzaría a ser insoportable.

¿Lo bueno? Hay posibilidad de ‘escalonar’ esos pasos, ya que Hayward y Horford no terminan contrato a la vez, como tampoco lo hacen los contratos de rookies de Tatum y Jaylen Brown. ¿Lo malo? Danny Ainge tendrá que trabajar mucho y, por el camino, tomar decisiones complicadas.