Nunca un jugador había logrado registrar al menos 40 puntos y al menos 14 asistencias en un partido de playoffs. Hasta esta noche.

LeBron James dejó en Toronto uno de los mejores encuentros de toda su carrera. Y no es precisamente poco decir. James anotó 43 puntos, con una serie de 19/28 en tiros de campo, repartió 14 asistencias y capturó 8 rebotes. Estuvo absolutamente imparable y destrozó a los Raptors. Los Cavs volvieron a ganar (110-128) y se marchan a Cleveland con 0-2 en la eliminatoria, teniendo por delante dos encuentros en casa.

Otro dato relevante: Ha firmado tres partidos con al menos 40 puntos y 10 asistencias en playoffs, el que más en la historia de la NBA. Tres jugadores lo habían hecho tres veces: Michael Jordan, Oscar Robertson y Jerry West.

Es el decimosexto partido de James con al menos 30 puntos y 10 asistencias en la fase final, rebasando la marca que tenía Michael Jordan:

Pero no sólo el fondo fue impresionante. Las formas no quedaron atrás, ya que LeBron anotó hasta siete suspensiones hacia atrás, el conocido como fadeaway, igualando el récord de playoffs que posee Klay Thompson, desde que estas secuencias se registran (2001/02).

Kevin Love (31 puntos y 11 rebotes) estuvo también sensacional para unos Cavs que sólo perdieron tres balones en todo el encuentro. Es la sexta vez en los últimos 34 años que un equipo pierde como máximo tres balones en un duelo de playoffs y, de todas ellas, en la que más puntos anotó el equipo capaz de lograrlo.

Los Raptors estuvieron por encima del 50% en tiros de campo, del 40% en triples y ganaron la batalla del rebote. Pero ante la monstruosidad de James, poco pudieron hacer. LeBron lanzó 26 tiros denominados ‘contested’, es decir con un defensor oponiendo resistencia, de los cuales anotó 17. Una actuación portentosa que supone, además, el décimo partido seguido liderando a su equipo en playoffs tanto en puntos como en asistencias, igualando el récord histórico que hasta ahora poseía Oscar Robertson. Y, además, ha repartido 81 asistencias en los primeros nueve partido, el que más en la historia de unos Playoffs.

Un superhombre superando récords.

Esta es la barbaridad que ha hecho: