LeBron James pide paso. Y eso es mucho decir.

Con la carrera por el MVP aparentemente sentenciada a favor de Kevin Durant, el alero de los Heat comienza a sugerir que quizás no haya dicho aún su última palabra. Anoche en Oakland, una de las canchas más calientes de la Liga y ante un rival siempre complicado como los Golden State Warriors, el cuatro veces jugador más valioso de la NBA dejó un asombroso triple para ganar. Ante la defensa de Andre Iguodala y con su equipo dos puntos abajo en los últimos diez segundos, James conectó un tiro de tres letal que acabó con el partido.

Se trata del primer lanzamiento en toda la temporada que James anota en contextos de máxima temperatura. Entendiendo por éstos aquellos con 10 segundos o menos por jugar y con su equipo abajo o empatado en el marcador. Los dos anteriores (ante Sacramento en diciembre y ante Charlotte en enero) los había fallado. Y es que pese a lo imponente de su tiro en Oakland, LeBron está aún lejos de Damian Lillard, base de los Portland Trail Blazers, el mayor ‘asesino’ en esa faceta y que ha sido capaz de anotar cuatro canastas esta temporada en esos escenarios.

Lillard dejó, además, ‘los diez días del clutch’ el pasado mes de diciembre, su particular homenaje a las situaciones críticas de los partidos, ya que fue capaz de anotar ese tipo de tiros hasta en tres ocasiones entre el 7 y el 17 del citado mes. Ante Dallas no sirvió para ganar, pero Detroit y Cleveland sí doblaron la rodilla.

Sin embargo, esto no quiere decir que LeBron James no sea un jugador decisivo anotando en finales de partido. Mismamente en su anterior encuentro, en Phoenix, anotó once puntos en los últimos cuatro minutos de partido para encarrilar el triunfo de Miami. Y  si esta misma temporada ampliamos el rango de tiros anotados por ejemplo hasta el último minuto de los partidos (vía NBA.com), podremos ver que James es bastante más efectivo anotando en el ‘clutch time’ de lo que puede parecer.

Porque si bien es nuevamente Damian Lillard el líder de la Liga en ese tipo de tiros (hasta seis anotados en doce intentos), James es sexto con cuatro canastas de siete lanzamientos. Es decir, únicamente Kyrie Irving, Stephen Curry, Kemba Walker y Paul Millsap (5), aparte del citado Lillard (6), han sido capace de anotar más tiros que LeBron en esas situaciones de máxima dificultad.

Comparando con otras estrellas de la NBA, James ha anotado los mismos lanzamientos que Kevin Durant y Kevin Love… pero necesitando dos intentos menos que ambos. En la otra cara de la moneda se encuentran Carmelo Anthony y John Wall, seguramente los dos peores jugadores ‘clutch’ de lo que llevamos de curso. El alero de los Knicks sólo ha sido capaz de anotar una canasta de doce intentos (con su equipo desde tres puntos abajo hasta empatado) en el último minuto de los partidos, mientras que el base de los Wizards eleva la cifra hasta un acierto en trece tiros. Honoríficamente, ambos son los ‘anticlutch’ de la temporada.

En ese aspecto del ‘clutch time’ la temporada de LeBron James es bastante más eficiente de lo que pueda parecer. Como en casi todos, a decir verdad. Y es que pese a la extraterrestre temporada de Kevin Durant, puede que el jugador de Miami no haya puesto aún todas sus cartas sobre la mesa.