NBA

¿Qué es la Pre-Agency? La moda que está causando furor entre las estrellas de la NBA

noviembre 24, 2018

¿Lo compartes?

A quién no le ha pasado: Llegas a la NBA. Te draftea una franquicia que tampoco es que te atraiga demasiado. Todo el mundo sueña con vivir en Los Angeles o New York, pero bueno, vivir en una ciudad pequeña puede tener sus beneficios. Además, en la franquicia te tratan como si fuera una gran familia, y como es una de las peores de la NBA tampoco tienes mucha presión al principio y puedes ir trabajando con tranquilidad. Mejoras y te conviertes en una estrella. A los cuatro años (qué rápido que se me han pasado) te ofrecen una extensión de contrato por el máximo, o en cualquier caso eres agente libre restringido y tu franquicia puede igualar cualquier oferta. Lo aceptas. Es tu primer gran contrato, con el que vas a poder vivir tú y tus hijos, y además mi franquicia puede que no sean los Warriors pero no está nada mal.

Pasa el tiempo, y te empiezas a cansar. Puede ser por diferentes motivos: o bien tu franquicia está estancada y no lucha por el anillo (estoy empezando a entrar en mi prime y lo vamos a malgastar), o soy una estrella, pero no recibo el mismo reconocimiento que otras que juegan en mercados más grandes. O, simplemente, vivir en (inserte nombre de su ciudad NBA aburrida favorita) es un coñazo.

No me apetece esperar hasta que termine mi contrato para marcharme a otra parte, porque eso puede llevarme uno o dos años más perdidos aquí. ¿Qué puedo hacer?

Conoce la Pre-Agency, la moda que está causando furor entre las estrellas de la NBA.

 

¿Qué significa Pre-Agency?

Se trata de un término acuñado por los investigadores de la Universidad The Ringer NBA, quienes utilizaron la terminología original de Jalen Rose, el verdadero ideólogo del concepto de Pre-Agency. Viene de la expresión pre (free) agency, pre agencia (libre), y se aplica a la práctica que se está poniendo de moda entre algunas estrellas de la NBA de forzar su salida de un equipo antes de convertirse en agentes libres.

Esta nueva moda está atrapando a numerosos jugadores que querían salir de sus franquicias y que se dieron cuenta de que, además, su condición de próximos agentes libres les daba también una ventaja que tradicionalmente los jugadores no han tenido cuando han sido traspasados: poder influir en cuál era su destino. Al tener la posibilidad de marcharse a otro sitio en pocos meses, ninguna franquicia – o pocas – iban a correr el riesgo de dar piezas de valor a cambio sin el compromiso de que el jugador renovaría. Bastaba decir “si traspasas por mí no voy a renovar y me voy a marchar” para asustar a aquellas franquicias en las que no querías recalar. Esta es la nueva forma que tienen las estrellas de tratar de tener la sartén por el mango.

La NBA introdujo modificaciones en el convenio colectivo actual para tratar de incentivar a las estrellas a que se queden en sus franquicias. No podemos decir que los resultados hayan sido los esperados. Paul George y Kawhi Leonard, por ejemplo, renunciaron a la opción de firmar con sus franquicias por la Designated Player Veteran Extension, algo que les hizo dejarse potencialmente hasta $70 millones asegurados por el camino.

En la NBA los contratos tienden a ser cada vez más cortos. Esto es negativo para la seguridad a largo plazo de los jugadores, pero lo compensan con cantidades mayores que las de antaño gracias a la subida del límite salarial y con un mayor poder de decisión a la hora de elegir sus destinos. Cuando Magic Johnson pidió el traspaso en los Lakers en 1981 lo hizo justo después de haber firmado un contrato por 25 temporadas, lo cual lo convierte en la petición de traspaso con menos ventaja negociadora de la historia. Hoy en día la duración máxima de un contrato en la NBA es de 5 años.

 

¿Quiénes son los principales referentes para los ‘Pre-Agenciers’?

Paul George. Casi podríamos decir que fue uno de los pioneros de esta moda, el influencer que marcó el camino que seguirían otros después. Cuando iba a entrar en su último año de contrato con los Indiana Pacers, Paul George soltó la bomba: el año verano que viene no voy a renovar, así que ya podéis ir traspasándome si queréis conseguir algo a cambio. La esencia de la Pre-Agency. Los Pacers podrían haber esperado a ver si se trataba de un farol, pero el riesgo era muy alto. George consiguió el traspaso que deseaba (aunque no fuese a los Lakers, el destino que de verdad anhelaba) y los Pacers se llevaron a Domantas Sabonis y Victor Oladipo, un movimiento que ahora parece win-win para jugador y franquicia.

Kyrie Irving. Tenía dos años de contrato, con lo cual su posición negociadora era más débil que la de los otros casos, pero consiguió lo que quería igualmente. Según Brian Windhorst, Denver Nuggets y Phoenix Suns intentaron hacerse con Irving, pero el agente del jugador les advirtió de que él solo quería ir a los Celtics, y que no renovaría con ellos en caso de ser traspasado allí. Los Cavaliers podrían haber esperado, y no sabemos qué habría pasado con ellos si hubieran mantenido a Kyrie en su plantilla el año pasado. LeBron probablemente se hubiera marchado igual y a lo mejor seguirían estando en la misma situación con Irving solo que con este siendo agente libre ya el próximo verano. En el caso de los Cavs, el agente amenazó con que Kyrie pasaría por el quirófano para solucionar las molestias que estaba teniendo (y que después le llevaron a operarse ya con los Celtics) y que se perdería toda la temporada. Ahora, si comparamos lo que recibieron todas estas franquicias a cambio de sus estrellas, probablemente los Cavs son los que han salido peor parados.

Kawhi Leonard. Puede que nunca sepamos al 100% lo que pasó entre bambalinas, pero por un motivo u otro, Kawhi Leonard tomó la determinación de que quería salir de los San Antonio Spurs, y utilizó como ventaja que será agente libre sin restricciones en el verano de 2019. Dentro de los que cabe los Spurs no salieron mal parados llevándose a DeMar DeRozan y Jacob Poetl, pero Leonard está dando la sensación de que puede volver a ser perfectamente el jugador que era antes de su lesión. Solo queda saber si será en Toronto o en otro sitio a partir de 2019.

Jimmy Butler. Es el último caso de estrella NBA que hemos visto sumarse a la moda de la Pre-Agency. Butler ya había avisado de su descontento antes del pasado verano, y justo antes del training camp de octubre se reunió con Tom Thibodeau y se plantó: quería ser traspasado y, si no era así, en julio de 2019 se marcharía como agente libre sin que los Wolves recibieran nada a cambio. Llegó a pasarse todo el training camp sin entrenar, y aunque en temporada regular jugó, también lo hizo descansando casi uno de cada tres partidos. Por todos es conocido ya el espectáculo que dio en su primer entrenamiento de la temporada. Finalmente logró su objetivo y fue traspaso a los Philadelphia 76ers.

¿Qué otros jugadores se podrían sumar a la moda?

Anthony Davis. Tiene la opción de salir al mercado en 2020. Es decir, a la vuelta de la esquina. Si en algún momento las cosas se tuercen para los New Orleans Pelicans y Davis se cansa de perder años allí, podríamos encontrarnos en cualquier momento con Anthony sumándose a la moda de la Pre-Agency.

Giannis Antetokoumpo. Termina contrato un año más tarde que Anthony Davis, en 2021, y ya se empiezan a escuchar los primeros rumores (quizás interesados y filtrados por otras franquicias) de que Giannis podría tratar de forzar una salida antes de ese verano por la vía de la Pre-Agency. Por ahora los Milwaukee Bucks van bien, en la zona alta del Este, con un nuevo entrenador que es capaz de sacar el máximo de Giannis y sus compañeros, y pueden estar tranquilos. Pero que no se descuiden mucho, por si acaso.

Damian Lillard. Se trata de un caso similar al de Giannis Antetokoumpo. Lillard termina contrato en 2021, y los Portland Trailblazers no tienen nada por lo que preocuparse de momento. Pero Lillard cumplirá 29 años el próximo mes de julio (por los 24 que tendrá Giannis, diferencia importante entre ambos) y ya ha demostrado en el pasado que va a exigir el máximo a la franquicia, y si en algún momento percibe que empiezan a estancarse, podría amenazar con su salida. Algunos como Bill Simmons ya han comenzado con sus teorías de la conspiración sobre Dame. Su compañero y también estrella CJ McCollum termina contrato a la vez que él y también podría ser un candidato. ¿Estará la estrategia de la Pre-Agency en el futuro de alguno de los dos?