Nowitzki y retirada quizás eran las dos palabras que todos esperábamos, pero también eran esas palabras que nadie quería escuchar juntas. Dirk Nowitki se retira. “Ha sido mi último partido en casa“, decía a sus aficionados. Era pronunciar esas palabras y pasaba esto:

Se va un tipo que ha jugado 21 temporadas en la NBA, que ha sido el MVP en 2007 y sexto máximo anotador de todos los tiempos y el único que ha llegado a las 21 temporadas visiiendo la camiseta de un único equipo. Nowitzki fue elegido en la novena posición del Draft de 1998 y consiguió dar en 2011 a los Mavericks el primer y único anillo de su historia.

Con 40 años se retira.

Su último partido en Dallas ha sido ante los Suns y lo ha hecho con 30 puntos, batiendo el récord de Michael Jordan del jugador más mayor en alcanzar esa cifra en la NBA.

La decisión de Nowitzki no era oficial antes del partido, pero sí que podía intuirse. Los Dallas Mavericks le prepararon igualmente una fiesta de despedida que en algún momento le hizo perder la compostura y llegar hasta las lágrimas después de ver un vídeo sobre su trabajo con la comunidad de Dallas. En diferentes montajes numerosas estrellas de la liga le mostraron su gratitud por lo que ha aportado al mundo de la canasta.

Y en la pista, los Mavs juntaron a los ídolos de juventud de Nowitzki. Larry Bird, Shawn Kemp, Scottie Pippen, Detlef Schrempf y Charles Barkley viajaron hasta Dallas para estar presentes en la despedida del alemán y dedicarle unas palabras.

Y así se retiró (aunque hoy vaya a disputar algunos minutos en San Antonio, según sus propias palabras) el mejor jugador europeo de la historia de la NBA. Una leyenda que desde 2011 estaba en paz con el mundo, sabiendo que había logrado el objetivo de su carrera profesional y que ello le permitiría estar toda la vida jugando para el equipo de la misma ciudad. El público de Dallas y los Mavericks se lo agradecieron anoche así.

“Hace 21 años dejé Alemania y Dallas se convirtió en mi hogar. Aquí está mi esposa, aquí nació mi hijo. Ya soy un texano más”, dijo al acabar el discurso. Nadie olvidará a Dirk.