¿Quién nos iba a haber dicho hace solo unas semanas que DeAndre Jordan iba a ser el jugador que querían los Dallas Mavericks en el mercado de 2018? Después de lo sucedido en el verano de 2015, cuando el pívot rompió su acuerdo verbal con los de Mark Cuban y les dejó en una situación muy complicada, con burla en las redes sociales incluida, parecía imposible que sus caminos volvieran a cruzarse.

Sin embargo, tras la adquisición de Luka Doncic los Mavs parecen haber variado su plan. El tipo de pívot que mejor encaja con Doncic y Dennis Smith Jr. es alguien físico, que sea una amenaza en el pick and roll y que domine en el rebote, teniendo en cuenta que podrían jugar muchos minutos con Harrison Barnes o el propio Luka como cuatro. Jordan puede encajar en ese estilo buscado, y si dicen que la política crea extraños compañeros de cama, el deporte no se queda lejos.

Según Marc Stein, Dallas Mavericks y Los Angeles Clippers están valorando diferentes escenarios en los que DeAndre ejercería su opción de contrato (tiene hasta mañana viernes por la noche para hacerlo) e inmediatamente sería traspasado a Dallas. El periodista del New York Times asegura que los Mavericks están dispuestos a tragarse el orgullo para conseguir al pívot.

Este movimiento sería más que interesante desde varios prismas.

Mejor en junio que en julio

Los Dallas Mavericks prefieren hacer el movimiento ahora por medio de un traspaso que en julio como agente libre. El primer motivo es que hacerlo por medio de un trade significaría que Wesley Matthews tendría que poner rumbo a Los Angeles para que el movimiento cuadre salarialmente junto con los millones de espacio salarial que aún tienen libres los Mavericks de la temporada pasada. De esta manera los Mavs podrían hacerse con DeAndre Jordan y, además, contar con alrededor de $15 millones libres aún para fichar en el mercado de agentes libres, que podrían ser más si renunciasen a los cap holds de Yogi Ferrell y Salah Mejri.

El segundo motivo está relacionado con la edad y el contrato de Jordan. El aún jugador de los Clippers va a cumplir 30 años, con lo cual no se antoja como la solución ideal para la pareja Luka – Dennis a largo plazo, sino que sería más bien un parche temporal para ser competitivos mientras buscan su pívot del futuro. En ese sentido, para los Mavs es mucho más manejable hacerse con él por medio de un traspaso y con un solo año de contrato que tener que llegar a un acuerdo multianual y multimillonario con él. Si el declive apreciado la temporada pasada continuase, sería más fácil buscar alternativas.

Lo más intrigante del caso es que Dallas haya retirado la qualifying offer a Doug McDermott pocas horas después de habérsela extendido, haciendo así que su cap hoold se quede en $4.3 millones en vez de los casi $10 millones que habría ocupado de la otra forma, pero convirtiéndolo también en agente libre sin restricciones. Puesto que la QO puede retirarse en cualquier momento por la franquicia durante los primeros 15 días de mercado, y nunca suele hacerse hasta que es realmente necesario, la explicación más lógica es que los Mavs tuviesen el temor de que McDermott fuese a aceptar esa QO inmediatamente, comiendo así espacio salarial y restando flexibilidad de movimientos.

En definitiva, los Dallas Mavericks quieren a DeAndre Jordan, pero mejor si es con contrato expiring y manteniendo su preciada flexibilidad salarial.

 

Las palabras mágicas: flexibilidad salarial

A menudo se menciona la flexibilidad salarial como uno de los activos más importantes en la NBA. Si no tienes un equipo que sea un contender real, lo peor que te puede suceder es que no tengas margen para hacer otros movimientos que lo mejoren. Por una parte, desde que ganaron el anillo en 2011 los Dallas Mavericks siempre han mantenido una gran flexibilidad salarial. Por otra, tampoco han montado ningún equipo aspirante por el cual mereciera la pena renunciar a esa capacidad para moverse.

Este verano, de nuevo, Dallas tiene varias formas de crear espacio por si necesitase firmar a un agente libre por una cantidad elevada. Para empezar, hace un año decidieron no gastar el espacio que tenían, y como consecuencia terminaron la temporada $13 millones por debajo del límite salarial. Ahora podrían utilizar parte de ese espacio para completar un traspaso antes del domingo, cuando se produce el cambio oficial a la temporada 2018-19 en lo referente a los salarios.

Sin tener en cuenta un posible traspaso en las próximas horas, a Dallas le bastaría con renunciar a los derechos de McDermott, Seth Curry, Nerlens Noel y a la team option de Dirk Nowitzki para colocarse con más de $25 millones libres. Renunciar a Yogi Ferrell y Salah Mejri y cortar los contratos no garantizados de Dorian Finney-Smith y Kyle Collinsworth les acercaría a la barrera de los $30 millones.

 

La vida sin Chris Paul

Durante la temporada pasada vimos un importante declive en el juego de DeAndre Jordan, tanto en sensaciones como en números. Su TS% cayó del 67.3% al 64.8% y pasó de anotar 1.52 puntos por posesión en el pick and roll a 1.25, facetas en las que echó especialmente de menos a Chris Paul. En defensa el porcentaje de acierto en el aro permitido a los rivales se disparó del 58.7% de la 16-17, una cifra ya de por sí alejada de los mejores de la liga, a un preocupante 64%, lo que significa tener prácticamente un impacto nulo en ese sentido. Su porcentaje de rebotes, eso sí, fue el mejor de su carrera: capturó un 26.5% de los rechaces disponibles cuando estuvo en la pista.

DeAndre Jordan no se va a encontrar este verano con el mercado fuerte que esperaba, y aunque equipos como Dallas u otros candidatos con espacio salarial se fijen en él, seguramente no aspire a igualar los $24.1 millones que percibiría en caso de ejercer su opción de contrato. El pívot tendrá que tomar una decisión: salir al mercado ahora y asegurarse unos años más de contrato aunque sea por una cifra mejor que la esperada; o ejercer su opción, intentar revalorizarse y entrar de nuevo al mercado en 2019, donde habrá más agentes libres de nivel pero también mucho más dinero disponible para gastar.

 

La reconstrucción de los Clippers

Los Angeles Clippers están inmersos en un proceso de remodelación de su plantilla, y hace unos días traspasaron a Austin Rivers a cambio de Marcin Gortat, un movimiento que puede ser precursor de lo que suceda con DeAndre Jordan en las próximas horas.

Pero lo que puede costar es encontrar una motivación para que Jerry West y compañía cumplan los deseos de DeAndre y los Mavericks y se involucren en un traspaso. La posibilidad de perder de vista a Jordan quizás sea lo más atractivo para ellos, pero pueden jugársela a ver si finalmente decide ser agente libre, y si se queda siempre pueden traspasarlo más adelante, especialmente cuando su expiring podría tener mucho más valor en el trade deadline de febrero.

Es posible que después de mover a Rivers vean un hueco para Wesley Matthews, quien también tendrá un expiring valioso en el trade deadline y es reconocido en la liga como una presencia veterana muy buena para el vestuario, pero cuesta ver a Matthews como única motivación del traspaso. De la misma manera, alguien aún joven y en clara mejoría como Dwight Powell podría ser más interesante deportivamente, pero Powell tiene una player option para la temporada 2019-20 que puede echar atrás a los angelinos. ¿Sería suficiente atractivo alguna segunda ronda?

Si los Clippers terminan cediendo en un traspaso como el que parece perfilarse lo harían en realidad por dos motivos: primero, por no perder a DeAndre Jordan a cambio de nada. Si pueden obtener una segunda ronda o a algunos de los jóvenes de fondo de armario de los Mavs, junto con una trade exception de casi $8 millones, ya sería más que si Jordan se marcha como agente libre, una salida que ni siquiera les daría la oportunidad de contar con espacio salarial en verano. Y segundo, por hacer el juego a su agente. Ya hemos visto la influencia que tienen los representantes en la NBA, y el de DeAndre, Jeff Schwartz, es uno de los más poderosos. Schwartz tiene, además, muy buena relación con los Mavericks: Jason Kidd, Jerry Stackhouse, Tyson Chandler, Devin Harris, Deron Williams, Charlie Villanueva o Harrison Barnes son solo algunos de sus representados que han pasado por los Mavs.

Ya falta menos para saber si finalmente tendremos reconciliación entre DeAndre Jordan y los Dallas Mavericks, una posibilidad que acabaría con una buena parte del mercado para los pívots en este verano.