La cuenta de Wallapop de Daryl Morey está que arde. Según desvelaban varios periodistas estadounidenses hace un par de semanas, los Houston Rockets han puesto básicamente a toda su plantilla menos James Harden en el mercado para intentar revitalizar su proyecto, siempre con la idea de mantenerse como candidatos al anillo en mente.

Aquí hemos recogido el guante, nos hemos puesto el mono de trabajo y hemos rastreado la NBA en busca de oportunidades para mejorar estos Rockets. Vaya por delante que, como ya os habíamos avisado, no es una tarea fácil.

Ahora mismo de forma efectiva la plantilla de los Rockets es la siguiente:

PG: Chris Paul
SG: James Harden
SF: Eric Gordon
PF: PJ Tucker
C: Clint Capela

Nos hemos puesto en modo traspasos del 2k y esto es lo que ha salido:

1. Traspasar a Chris Paul a los Charlotte Hornets

Encontrar un traspaso para Chris Paul es misión casi imposible. Encontrar una franquicia que cumpla con todos los factores necesarios para querer a Paul y poder dar algo a cambio que iguale los salarios y merezca la pena a los Rockets parece una quimera. Aunque el nombre Chris Paul aún tire mucho, su rendimiento, sobre todo, el salario con el que viene empaquetado para las próximas temporadas debería echar atrás a cualquiera.

Por eso hemos buscado un sitio en el que su nombre aún pueda vale más que su contrato: Charlotte. Los Hornets tienen su propio verano convulso por delante, pero Chris Paul es una leyenda nativa de Carolina del Norte, Mitch Kupchak ya hizo una vez un traspaso por él (después cancelado por las ‘Basketball Reasons’), y necesitan un revulsivo que reviva el interés de su público. La posibilidad de que estuviesen interesados podría ser aún mayor si su estrella Kemba Walker se marcha a otra franquicia, pero aunque se quede Kemba los Hornets necesitan un revulsivo.

El traspaso está basado en el que proponían hace unos días en Hoopshype: Chris Paul a cambio de Nicolas Batum, Bismack Biyombo, Willy Hernangomez y Malik Monk. En términos de calidad no llegaría ni de lejos a acercarse al talento que atesora Paul, pero daría una profundidad en las alas a los Rockets que han echado de menos y mayor flexibilidad salarial a partir del verano de 2020, cuando acabarían contrato Williams y Biyombo.

2. Llevarse a Kevin Love de los Cleveland Cavaliers

Me temo que aquí habremos perdido a buena parte de la audiencia, pero ir a por Kevin Love quizás sea realmente el único as bajo la manga que tenga aún Daryl Morey. Si se hace un escaneo rápido al resto de la NBA, no hay estrellas disponibles y al alcance de lo que pueden ofrecer los Rockets. Pero quizás Kevin Love sea la única opción.

Es una opción arriesgada, claro. Te estarías quitando de encima el contrato de Chris Paul en el movimiento anterior para reinvertir ese dinero en Kevin Love después. Love tiene ya sus 30 años y también ha firmado una renovación de contrato que le pagará hasta 2022. Pero, a diferencia de Paul, su último año de contrato cobrará $28,942,830, por los $44,211,146 del último año del base. la diferencia es sustancial.

¿Qué pedirían los Cavaliers por Love? Desde que se anunció su renovación se ha especulado con que era un movimiento destinado a buscar un traspaso futuro, para no perder al jugador a cambio de nada, al estilo de la renovación de Blake Griffin con Los Angeles Clippers para ser traspasado después a los Detroit Pistons. Griffin le costó a Detroit Tobias Harris, Boban Marjanovic, Avery Bradley, una primera ronda y una segunda.

Aquí el traspaso que proponemos es Kevin Love a cambio de Clint Capela, Malik Monk y Willy Hernangomez (los dos últimos procedentes del traspaso anterior. Para poder incluirlos en el pack los dos traspasos tendrían que suceder en menos de 24 horas), junto con una primera ronda protegida de 2021. Capela, con lo importante que ha sido para el sistema de los Rockets, no ha podido jugar en los momentos importantes de las series contra los Warriors, y ya hay voces que se preguntan si no sería más productivo tener a un pivot similar, que sea peor, pero también que ocupe menos espacio salarial. Ahí podría quedarse Biyombo.

¿Cómo encajaría Love en los Rockets? Si tenemos en cuenta que una versión inferior a él llamada Ryan Anderson brilló en Houston, podemos esperar resultados similares con una polivalencia algo mayor. D’Antoni tendría la posibilidad de jugar con Love junto a Biyombo u otro pívot, o de utilizar a Love como cinco con la ayuda del guerrero PJ Tucker para el rebote. La defensa sin Capela se vería afectada, pero el ataque sería potenciado.

3. Repartir la mid exception entre TJ McConnell y Troy Daniels. Firmar a Thabo Sefolosha con la excepción bianual. Firmar a Tyson Chandler y Jeremy Lin por el mínimo.

Mid exception ($9,246,000): TJ McConnell nunca será una estrella, pero su estilo de juego puede hacer que sea un base titular decente en algunas situaciones, como podría ser la de Houston. A priori podría parecer que no encaja en el sistema por su inconsistente lanzamiento exterior, pero McConnell lo compensa haciendo un poco de todo, especialmente con su intensidad defensiva. La idea inicial de los 76ers debe ser quedarse el base tanto por su hueco en la rotación como por su importancia en el vestuario, pero pueden pensárselo mucho si su coste se dispara en un verano en el que tendrán que comprometer mucho dinero si se quedan con Tobias Harris y Jimmy Butler. En esta realidad alternativa le daríamos $7 millones de esa mid exception. Los $2,2 millones restantes se los daríamos a Troy Daniels, una cantidad algo superior a su mínimo.

Excepción bianual ($3,619,000): Thabo Sefolosha está entrando en la recta final de su carrera. A sus 35 años sigue siendo un jugador útil, que en la temporada pasada metió sus triples con un 43.6% de acierto, y Huuston sería una oportunidad para él de intentar luchar por el anillo en un lugar en el que aún tendría un papel en la pista.

Mínimos: Tyson Chandler y Jeremy Lin. Dos jugadores que fueron de más a menos durante la temporada pasada. Chandler revitalizó a los Lakers en su legada, pero después fue perdiendo su sitio en la rotación. Con casi 37 años ya solo aspira a un mínimo en una situación competitiva. Lin, por su parte, hizo buenos números en Atlanta, pero desapareció tras llegar a los Toronto Raptors, algo que le perjudicará en sus opciones de llevarse un buen contrato este verano. En esta situación, un contrato de un año con minutos garantizados en un equipo que va a ganar muchos partidos puede reavivar su carrera de cara al verano de 2020, en el que habrá mucho dinero en movimiento.

Finalmente nos quedaría lo siguiente:

PG: TJ McConnell
SG: James Harden
SF: Nicolas Batum
PF: Kevin Love
C: Bismack Biyombo

6: Eric Gordon
7: PJ Tucker
8: Jeremy Lin
9: Thabo Selofosha
10: Tyson Chandler
11: Troy Daniels

¿Mejor, peor o igual que lo actual?