Para los Memphis Grizzlies la ecuación parece sencilla: dame a Mike Conley y Marc Gasol en pista y podemos hablar de competir. Hay equipos más preparados para sobrevivir sin sus jugadores principales pero el caso de Memphis parece diseñado para tener a sus dos ejes en pista. Porque además marcan el camino tanto en defensa como en ataque y lo hacen desde dos posiciones clave, la de base y la de pívot.

Conley y Gasol pueden estar más o menos acertados en lo individual (de hecho el primero no está arrancando el curso con buenos porcentajes de tiro) pero su presencia es simplemente necesaria para el sistema.

En ataque

Son los dos generadores de juego del equipo. Memphis es el segundo conjunto que más pasa el balón en la NBA, con una media de 339 pases por encuentro. Y ahí existen dos hombres clave: Marc Gasol es el tercer jugador que más recibe el balón en toda la Liga (hasta 86 veces por partido) y el que más veces pasa (68), solo reteniendo además el balón 2.3 segundos en cada ocasión. Pero además Mike Conley es decimosexto en esa misma lista de veces que se interviene, con 77 ‘toques’ por partido.

Entre ambos más completan más de 120 pases por encuentro, un dato solo inferior al de dos parejas en la NBA: Jokic y Murray en Denver; y Harden y Paul en Houston. En otras palabras, su aportación permite al sistema comportarse de forma natural. Y su ausencia gripa ese sistema.

En defensa

Aquí también son decisivos. Primero porque ambos son excelentes defensores, veteranos, con experiencia y capaces de liderar una estructura atrás. Y segundo porque ayudan a los jóvenes (Jaren Jackson Jr) y a los nuevos (Kyle Anderson, Garrett Temple) a integrarse en esa misma estructura.

Memphis ha empezado la campaña con la sexta mejor defensa NBA, permitiendo por debajo de 105 puntos por 100 posesiones, pero si buceamos algo más el impacto es aún mayor: cuando ambos comparten pista el rendimiento de Memphis atrás es extraordinario, permitiendo solo 96.4 puntos por 100 posesiones, equivalente a (con diferencia) mejor defensa NBA.

Más allá de que los datos iniciales, el impacto que ambos tienen en cómo se comporta Memphis es gigantesco. Son muy inteligentes, sólidos en la marca individual y capaces de llevar los partidos a su ritmo. Un estilo de juego donde predomine la acción a media pista en la que su conocimiento del juego se impone.

Es preciso recordar que el curso pasado los Grizzlies iniciaron la temporada con ambos sanos y su rendimiento fue también muy bueno. Empezaron 5-1, ganando dos veces a Houston y una a Golden State. Poco después Conley cayó lesionado, se perdió toda el curso… y Memphis fue incapaz de sobrevivir.

Memphis Grizzlies 2017-18: 

  • Con Conley y Gasol en pista: 7 victorias y 5 derrotas
  • Cuando al menos algunos de los dos no estuvo: 15 victorias y 55 derrotas

El inicio de temporada de los Grizzlies ha podido sorprender al panorama NBA, que vio al equipo muy abajo el pasado curso y sigue estando metido en una Conferencia Oeste salvaje en cuanto a opciones. Pero si mantiene a sus dos líderes en la cancha, la franquicia de Tennessee va a caminar bajo el radar a la hora de competir.