Las 3 historias clave que explican cómo los Blazers han dominando a los Thunder

Los Blazers han cerrado la pasada noche la eliminatoria ante los Thunder (4-1). Una serie en la práctica más desnivelada de lo que apuntaba. ¿Por qué ha sucedido así? ¿Cuáles han sido las causas de que Portland haya dominado de esa forma y Oklahoma City se haya estrellado?

La polémica respuesta de Paul George sobre Lillard

Tres historias que han marcado las diferencias:

La defensa con Kanter

Seguramente nadie, nunca, esperaba leer esto como clave positiva en una eliminatoria de Playoffs. Pero la NBA es en ocasiones indescifrable y sí, eso está ocurriendo.

Una de las grandes claves de la eliminatoria se encontraba en cómo (y cuánto) Oklahoma City iba a atacar a Enes Kanter. El turco es una máquina de producir en ataque… pero atrás la situación cambia y ahí se transforma en una máquina de dar ventajas al rival. Especialmente conocida es su pobre defensa del pick&roll, una acción en la que los rivales le involucran siempre y penalizan su falta de lectura defensiva.

Sin embargo la realidad es que Terry Stotts ha hecho poco menos que magia esta eliminatoria. Pongamos primero algunas cifras y después las contextualizamos para entender la (colosal) magnitud de la obra. Portland está recibiendo:

  • Solo 104.8 puntos por 100 posesiones con Kanter en pista.
  • Solo 0.93 puntos por posesión en pick&roll en los que finaliza el bloqueador.
  • Solo 0.75 puntos por posesión en pick&roll en los que finaliza el manejador.

Esos tres datos mejoran las marcas más potentes vistas en la última fase regular. Es decir, Stotts no solo está pudiendo sobrevivir atrás con Kanter en cancha… sino que además ha dominado  la serie en esos minutos. Ver para creer. El técnico sabe que los Thunder van a buscar una y otra vez en el pick&roll que une a uno de sus principales jugadores de perímetro con Kanter, pero la estructura de ayudas de los aleros está reduciendo las ventajas, el turco está dando un paso adelante en ese aspecto… y el discreto acierto exterior de los Thunder en la serie (33.1% en triples) está haciendo el embudo irrespirable para los de Donovan.

Stotts está juntando a Lillard, McCollum y Kanter, tres piezas susceptibles de ser castigadas en defensa, durante muchísimos tramos de eliminatoria (131 minutos, hasta ahora). Y su equipo ha superado al rival por 6 puntos cada 100 posesiones esos tramos.

Westbrook y George naufragan… y el problema del tiro

El 58% de las acciones ofensivas de los Thunder son finalizadas (a través de tiro de campo, tiro libre o pérdida) por Russell Westbrook o Paul George. A eso hay que sumar que otro volumen notable se distribuye en asistencias de uno u otro (el 60% de los pases de canasta en Oklahoma nacen de uno de los dos). Añadamos también al cóctel cómo los Thunder pasan, o mejor dicho no pasan, el balón: solo 230 veces por partido, aún menos que en fase regular (donde ya eran el equipo que menos pasaba).

Es decir, si tu equipo en ataque tiene un sistema extremadamente vertical que no mueve el balón necesitas, sí o sí, que esos dos jugadores que asumen todo el peso ofensivo sean eficientes creando y sobre todo ejecutando ventajas. Y no está sucediendo. Ni Westbrook ni George alcanzaron el 32% en triples durante esta serie (Westbrook, además, se quedó en el 36% de campo) y se combinaron para 8.8 pérdidas por encuentro.

Por supuesto a medida que una defensa conoce que el plan rival lo monopolizan dos hombres, se centra en ellos. Y si comprueba que el resto de adversarios no castigan las ventajas que estos puedan generar (a nivel de captar atención defensiva y facilitar tiros liberados), esa defensa se fortalece aún más. Los Thunder están anotando el 30.7% de los triples que lanzan solos esta serie. Insisto, triples lanzados solos (defensor, mínimo a un metro de distancia). Un dato horroroso que convierte el particular reto de Westbrook y George en algo imposible.

Si ellos están siendo reducidos y el equipo tampoco ejecuta las ventajas que puedan crear, los Thunder tienen su ataque cortocircuitado por completo.

La situación solo empeora si se ve que, enfrente, Lillard y McCollum han estado dominantes. Promediaron 58 puntos por partido entre los dos, con 8.6 triples por encuentro, porcentajes más que buenos y sensaciones aún mejores. Especial mención para un Lillard descomunal, que ha estado en 33 puntos por duelo.

Los dos quintetos clave de Oklahoma, neutralizados

Las cartas de los Thunder siempre han estado sobre la mesa. Quizás de hecho demasiado, porque Portland sabía que si conseguía bloquearlas la serie iba a estar bastante a su favor. Así está siendo.

Los Thunder son (Schröder aparte) un equipo con corto impacto en su rotación, sobre todo a nivel ofensivo. Basan su poder en el uso y abuso de dos formatos en pista que les han generado todas las ventajas esta temporada. Es un equipo potente con su plan A, pero carente de respuestas en planes alternativos. Vamos a explicarlo con datos.

En fase regular, sus dos quintetos más usados:

  • Westbrook, Ferguson, George, Grant, Adams: 919 minutos, +9.1 net rating
  • Westbrook, Schröder, George, Grant, Adams: 434 minutos,  +8.4 net rating

En esta eliminatoria, esos dos quintetos más usados:

  • Westbrook, Ferguson, George, Grant, Adams: 72 minutos, -8.5 net rating
  • Westbrook, Schröder, George, Grant, Adams: 47 minutos,  -9.3 net rating

Fracaso estrepitoso de ambos y los Thunder sin opción. Portland ha dominado la eliminatoria con claridad. Y si bien su factor cancha podía hacer presagiar que no se le debía subestimar, la ausencia de Jusuf Nurkic apuntaba a ser un factor que alimentase el éxito de los Thunder.

Stotts ha impuesto su librero y Portland ha logrado redención, tras el batacazo en primera ronda del año pasado, a la misma velocidad que Oklahoma y Donovan se han precipitado al abismo. Puede ser un verano difícil para los Thunder.