Llegó a su fin la temporada de los Boston Celtics. ¡Por fin!, pensarán muchos de sus aficionados. Porque lo que debería haber sido una campaña ilusionante se ha convertido en todo un calvario. Ahora tendrán que tratar de revertir esas malas sensaciones. ¿Qué opciones tienen?

Brad Stevens sobrepasado por primera vez

Hasta ahora habíamos visto a Brad Stevens superar siempre las expectativas generadas de cara a cada temporada, pero tarde o temprano tenia que llegar el momento en el que no pudiera hacerlo. Ese momento ha sido esta temporada.

Con unos Celtics llamados a luchar por entrar en las Finales de la NBA ahora que LeBron James ha cambiado de conferencia, Stevens no ha encontrado en ningún momento la química necesaria para que todas sus piezas funcionasen a pleno rendimiento. Y probablemente fuese muy complicado hacerlo: se han juntado jugadores considerados ya estrellas pero que el año pasado se lesionaron (Hayward, Irving) con otros que se crecieron ante esas lesiones pero ahora tenían que ver su rol reducido con sus vueltas.

Los Celtis no han funcionado a pesar de su talento evidente, y de la misma forma que hemos alabado a Brad Stevens en el pasado, debe concluirse que esta temporada ha sido mala para él. No hay que rasgarse las vestiduras por ello, un entrenador puede tener una mala temporada de la misma forma que la puede tener un jugador. Peo esta es la primera mala temporada en global que vivimos de Brad Stevens en la NBA, y quizás por ello la sorpresa sea mayor.

Ahora la cuestión que tiene que plantearse Danny Ainge es la siguiente: ¿puede Stevens hacer funcionar de mejor manera a un bloque similar con más tiempo, o los problemas de los Celtics están tan enraizados que hace falta un pequeño lavado de cara para que funcione la química del vestuario?

El espejo que no reconoció a los Celtics, por Andrés Monje

Kyrie Irving y la respuesta evidente

La cuestión es tan sencilla que no vamos a perder más tiempo para responderla: sí, los Boston Celtics tienen que hacer lo necesario para renovar a Kyrie Irving. El base termina contrato y se va a llevar un máximo sí o sí, lo que nos queda por ver es si será de los mismos Celtics o de otro pretendiente como los New York Knicks.

La temporada de Irving ha sido buena estadísticamente, pero probablemente decepcionante a nivel de liderazgo desde el punto de vista de los fans de la franquicia. Kyrie Irving forzó su salida de los Cleveland Cavaliers, en teoría, para salir de la sombra de LeBron James y convertirse en un líder. Pues bien, su temporada como líder en los Celtics ha sido un fracaso. Criticando a los compañeros, especialmente a los jugadores jóvenes. Sembrando dudas sobre su futuro en la franquicia. Él mismo reconoció los problemas que había creado y pidió perdón por ello.

Pero para los Celtics sería una estupidez dejar marchar a Irving por ello. Kyrie sigue siendo lo más cercano que tienen a una estrella, y el jugador que más ha marcado la diferencia. Jayson Tatum no ha seguido la evolución esperada en su segundo año tras una gran campaña rookie, Jaylen Brown se ha pasado media temporada “desaparecido” y Terry Rozier evidentemente brilla menos como suplente de Irving que de titular. Nada asegura que la ausencia de Irving fuese a mejor drásticamente el rendimiento de los tres.

Llegado el momento de la verdad en julio, los Celtics ofrecerán inmediatamente la renovación por el máximo a Irving. Él es quien les coloca en la élite del Este ahora mismo, y también quien les ayuda a aspirar a que jugadores como Anthony Davis quieran jugar allí junto a él.

Y después de Irving, ¿qué? 

De la decisión de Kyrie Irving dependerá cómo caerán el resto de piezas de los Boston Celtics. Si Kyrie le da el sí a Danny Ainge y se queda en Boston, la siguiente parte del plan bien podría ser tratar de hacerse con Anthony Davis como se ha venido rumoreando durante más de un año ya. Los New Orleans Pelicans tienen un nuevo general manager al mando, pero Boston sigue teniendo en su mano hacer la mejor oferta por Davis, y juntarle a Irving en el Este sería colocarse como favorito de la conferencia.

Más interesante desde un punto de vista exterior sería una situación en la que Kyrie Irving decidiera marcharse. En ese caso lo primero que habría que ver es qué sucede también con la player option de $30 millones de Al Horford, pues eso sería la llave para que los Celtics contasen con espacio salarial casi para un máximo o no. Lo lógico sería pensar que Horford no renunciaría a $30 millones, pero nunca se puede dar por seguro o cabe la posibilidad de que quiera un buen contrato que asegure dinero más a largo plazo. En una situación con espacio salarial los Celtics serían un destino atractivo para cualquier agente libre, pero probablemente no cuenten con ello aunque Irving se marche.

Si se quedan sin Irving, y aunque todo dependa del timing, lo que sí que parecería seguro es que tratarían de renovar a Terry Rozier. Ese es uno de los caminos que parece que se separará este verano: el de Kyrie Irving y Terry Rozier. Sería muy sorprendente que ambos continuaran en Boston en la próxima temporada teniendo en cuenta la inversión que ello supondría, contando con que Rozier parece un objetivo muy jugoso para cualquiera que busque un base joven, con proyección y en una situación en la que su franquicia actual esté inclinada a dejarle marchar.

Ya lo hemos dicho: los Boston Celtics deben intentar renovar a Kyrie Irving. Pero si Kyrie decide marcharse tampoco será el fin del mundo. Darían un paso atrás, pero continuarían siendo una de las franquicias con mejores perspectivas de futuro de la liga.

Hace unos meses Irving aseguró que se quedaría en Boston si así lo querían ellos. Después pareció dar marcha atrás. Los rumores con los New York Knicks son constantes. Y todo ello forma una de las situaciones mas interesantes en la NBA de cara al próximo verano.