Los Indiana Pacers tuvieron un cierre resignado de temporada para un año agridulce en el que volvieron a ser muy competitivos pero vieron cómo sus opciones reales de llegar a alguna parte se perdieron con la lesión de Victor Oladipo en enero.

¿Cómo queda el futuro de los Pacers después de ser barridos en primera ronda? ¿Qué opciones tienen este verano?

La salud de Victor Oladipo

Lo más importante ahora mismo de cara al futuro de los Indiana Pacers es la salud de su estrella, Victor Oladipo. Indiana cerró la temporada de una forma más que digna tras su lesión en enero, pero su competitividad depende totalmente del estado de forma de Dipo.

A pesar del optimismo del que se quiere rodear la franquicia como el entorno del jugador, la lesión que sufrió Oladipo es complicada. No hay muchos casos previos de jugadores que se hayan roto el tendón del cuádriceps en la NBA, pero es una lesión que puede afectar especialmente a la potencia, al primer paso y a la movilidad en general a medio y largo plazo.

Tony Parker pasó recientemente por una lesión similar y desde entonces no ha sido el mismo, aunque en su caso pese ya también la edad.

“Es una lesión muy dura”, explicaba Parker. “Es peor que un aquiles o un ligamento cruzado. Es una lesión importante”. 

Parker volvió a jugar después de seis meses cuando el periodo de recuperación habitual puede extenderse hasta casi el año completo, pero también reconoce que no empezó a sentirse bien de nuevo hasta dos años después de la lesión.

Por ahora no sabemos si Oladipo llegará a tiempo para comenzar el training camp con los Indiana Pacers. Lo que sí que sabemos es que tendrán que ser pacientes y asegurarse de que se cumplen bien todas las fases de la recuperación, porque buena parte del presente y futuro deportivo de la franquicia pasa por la salud de Victor Oladipo.

Un verano con muchas posibilidades diferentes

Thaddeus Young, Tyreke Evans, Bojan Bogdanovic, Darren Collison, Cory Joseph, Kyle O’Quinn, Wesley Matthews. Todos estos jugadores terminan contrato con los Indiana Pacers. Entre ellos sumaron más de 12.000 minutos disputados para los Pacers en la temporada 2018/19. Entre ellos liberan también más de $55 millones este próximo verano.

Esto supone que los Pacers serán una de las franquicias que más flexibilidad tendrán este verano. Eso puede convertirse en incertidumbre, pero también en una oportunidad. Podrán tratar de mantener un bloque que ha jugado muy bien conjuntamente en las dos últimas temporadas, o coger todo su espacio salarial, que da para un contrato máximo y algo más, y salir al mercado a ver si pueden pescar un pez gordo.

Un objetivo que podrían marcarse los Pacers es Kemba Walker. Existen muchas dudas sobre el futuro de Walker en los Charlotte Hornets, y aunque tuviesen que sobrepagar por él juntar a Walker con Oladipo en Indiana daría a los Pacers una de las mejores parejas de guards del Este y de toda la NBA para los años venideros. Como plan B deberían plantearse a dos agentes libres restringidos: Malcom Brogdon, quien puede ser la pieza que los Milwaukee Bucks tengan que sacrificar para poder renovar al resto del bloque; y Terry Rozier, con pocas probabilidades de que los Boston Celtics igualen una oferta interesante a no ser que Kyrie Irving decida marcharse.

Habrá que esperar a ver qué sucede, pero la lesión de Oladipo no podría haber sido más inoportuna también en este sentido. Con Oladipo sano junto a la pareja Turner – Sabonis y las sensaciones dejadas en las dos últimas temporadas, los Pacers podrían haber resultado una franquicia más que interesante para un agente libre importante.

Pero la lesión de Oladipo deja ya tocada a una Indiana que tradicionalmente no se ha llevado a grandes agentes libres. Según datos de SBNation los Pacers han firmado a 37 agentes libres reseñables desde 1988, y ninguno de ellos llegó a ser All Star con Indiana.

¿Myles Turner mejor defensor, Domantas Sabonis mejor sexto hombre? 

Tanto Myles Turner como Domantas Sabonis han evolucionado especialmente en la última temporada. El primero se está convirtiendo en uno de los mejores interiores defensores de la NBA, especialmente en el apartado de la intimidación, y su acierto en los triples invita a soñar con la posibilidad de que se confirme como un pívot intimidante que también abre la pista en ataque, una de las piezas más codiciadas actualmente. Sabonis, por su parte, hace su daño desde el banquillo, castigando constantemente en la zona y siendo ya un valor seguro en el rebote, con crecimiento también en muchas otras áreas con 23 años recién cumplidos.

Pero al hablar de estos dos jugadores siempre sobrevuela la duda de si los Indiana Pacers podrán conseguir que ambos sean efectivos en el mismo sistema, algo que ha parecido ciertamente complicado en el pasado. El NetRating de los Pacers con Turner y Sabonis juntos en la pista ha sido positivo esta temporada (+3.1) en 429 minutos, con lo cual puede haber un rayo de optimismo en cuanto a la posibilidad de que compartan minutos en el futuro.

Domantas Sabonis habla en “Nos gusta el básket”: Indiana, Doncic, volver a España algún día…

Por ahora los Pacers han encontrado la solución manteniendo separados a sus dos interiores y tratando de tener siempre a uno de ellos en la pista. Pero la evolución en el juego de Sabonis va pidiendo ya un rol mayor, y eso puede volver a complicar la situación si los resultados no son buenos. Además Sabonis terminará su contrato rookie en 2020, y dada su trayectoria no es descartable que alguna franquicia con espacio salarial (y ese verano habrá unas cuantas) le haga una gran oferta que ponga en riesgo su futuro en Indiana.

Pero eso será dentro de un año. Los Indiana Pacers tienen demasiadas incógnitas a la par que oportunidades este verano como para preocuparse ya por ello, aunque Sabonis ya sería elegible para firmar una extensión de contrato este mismo verano.