«Derbi con amenaza de adiós». Así presenta La voz de Galicia el partido de este fin de semana entre el Marín Peixegalego y el Xuven Cambados, primer derbi de la temporada 2015-16 entre los dos equipos gallegos que compiten en la división de bronce del baloncesto español.

El encuentro tendrá al talentoso director de juego coruñés Darío Suárez como principal protagonista. ¿Por qué? A los 28 años, el base podría poner punto y final a su etapa como jugador de baloncesto a consecuencia de haber encontrado un nuevo puesto de trabajo en A Coruña, a noventa minutos y 140.2 kilómetros de la Real Villa de Marín.

Así pues, la razón es motivo de alegría. Suárez se licenció en Ingeniería de Obras Públicas hace unos años y hasta el año pasado sí podía compaginar el baloncesto con su trabajo, ya que forma parte de una empresa de Vigo (a media hora de Marín). «Las cosas en A Coruña no son tan sencillas como desde la ciudad olívica. El problema es, básicamente, que el suyo, como tantos otros, no es un empleo que se pueda regir por un horario cerrado de trabajo. Los imprevistos, la flexibilidad y la disponibilidad son tres conceptos cada vez más ligados a ciertas ramas profesionales, y la obra pública es una de ellas», explican desde el portal gallego.

Esto ha supuesto un problema para el jugador en lo deportivo. Desde que se incorporó a su nuevo lugar de trabajo se ha perdido ya varios entrenamientos del ‘Peixe’ y desde el conjunto pontevedrés son conscientes de la dificultad que existe para Darío Suárez de poder compaginar este año el baloncesto con el trabajo. «Estamos pendientes de si vamos a poder conseguir que siga en el equipo o no. De ser posible, el club está dispuesto a esperarme y a intentar adaptarnos los dos a la nueva situación para permitir que continúe en él», asegura el jugador.

El propio Suárez, que lleva dos años compitiendo en la LEB Plata con el Peixegalego, ha afirmado que existe la posibilidad de que el partido ante el Xuven Cambados sea su último como jugador marinense. «La afición que tenemos es muy acogedora. Es uno de los motivos por lo que no me quiero ir del Peixegalego. Es la base del club», afirma Darío.

La situación del baloncesto nacional en competiciones FEB económicamente es muy delicada y últimamente han sido varios los jugadores que han decidido colgar las botas. Darío Suárez podría ser el siguiente en dejarlo… y centrarse únicamente en su trabajo. El del sábado podría ser su último partido como jugador del ‘Peixe’.

Este año juega una media de 18:05 minutos por partido y es clave en el esquema de Javi Llorente. Sus medias son de 5.6 puntos (61.5% en triples), 2.4 rebotes, 1.4 asistencias, 0.6 recuperaciones y 6.6 de valoración por encuentro. Sin embargo su valor para el equipo es mucho más elevado del que dictan los números, Suárez es un jugador muy apreciado por cuerpo técnico y afición, un faro en pista y una seña de identidad del equipo gallego, tras ganarse la confianza de todos. Su posible adiós sería un golpe para el equipo.

Foto portada: Carlos Parada