Ya hablamos de él y en una entrevista concedida a un periódico nacional ya confesó que si llegase a España le gustaría hacerlo de la mano del Baloncesto Sevilla. Mide 2.29 metros, tiene 15 años y por lo tanto nunca pasa desapercibido. Su nombre es Robert Bobroczky y está en España, concretamente en el archipiélago canario disputando el torneo cadete internacional de Orotava.

Ha venido con su club, el Stella Azzurra, que le fichó desde Rumanía la temporada pasada. Está creciendo, aunque todavía peca de irregularidad en ataque y defensivamente sufre ante interiores con buenos movimientos. Tiene una envergadura impropia para alguien de tan temprana edad y su altura preocupa a sus padres, que por cierto son deportistas (él jugó al baloncesto y ella, a balonmano). Todavía creen que crecerá un par de centímetros más, estimando así que supere los 2.31 metros que medía el legendario y ya fallecido Manute Bol.

En el torneo de Orotava se le están viendo cosas. El primer día sumó un doble-doble ante el anfitrión (12 puntos y 11 rebotes) y ante el Real Madrid su equipo perdió (47-75) y él se vio superado por el juego interior madridista formado por el todavía infantil Usman Garuba y el congoleño Heritier Ngalamulume.

Robert Bobroczky se mueve mejor, pero sigue trabajando su coordinación.


Foto: Diario de avisos