Ganó el mejor. Ganó el FC Barcelona Lassa. Los de Alfred Julbe fueron más sólidos de principio a fin y recuperan un trono que ha ocupado durante dos temporadas el Real Madrid, que con éste pierde su segundo partido en todo el año de categoría junior. Justa victoria del equipo azulgrana por 65-58 frente al equipo de la capital de España, que les proclama como campeones nacionales en la categoría.

Los porqués del triunfo azulgrana:

El dominio de Atoumane Diagné:

No fue el que más peso tuvo en el ataque azulgrana, pero sí tuvo mucho que ver para que los interiores del Real Madrid no fueran lo dominantes que han sido durante toda la temporada. El Barça ha ganado gracias a su asfixiante defensa, ahí el papel de ‘Atou’ ha sido importantísimo. Las faltas personales casi le castigaron pero supo guardarse bien para ser determinante en los compases finales de partido y ser un dolor de cabeza constante para Samba Thiago y sobre todo Felipe dos Anjos. El interior senegalés de 2.12 metros aprovechó su dominio físico para ser el amo y señor de ambas zonas del Multiusos de Guadalajara y sus largos brazos para colocar tapones o impedir tiros cómodos del equipo madridista. Muy efectivo en defensa.

El talento de Eric Vila marcó las diferencias:

Avisamos en la previa y respondió excelentemente en el momento de la verdad. Respondió tan bien que fue galardonado como MVP de la final y es que en ataque fue quien marcó las diferencias. Con 12 puntos en el primer período permitió a los azulgranas distanciarse en diez puntos de un irreconocible Real Madrid, incapaz de frenar al gerundense que dio un clínic desde la posición de alero. Acabó el partido con 17 puntos, 9 rebotes y 19 de valoración. Sus primeros minutos de partido valieron a los suyos para coger una renta favorable que supieron defender muy bien durante todo el partido.

El as en la manga apareció… como avisamos:

Lo decíamos en la previa, no está físicamente todavía al cien por cien pero tiene tanto talento que no necesita estarlo para echarse al equipo a su espalda y ganar la final ante el eterno rival. El FC Barcelona necesitaba la mejor versión de Rodions Kurucs y éste no se escondió, firmando un recital en el último período e impidiendo que el equipo de la capital de España lograse remontar el partido. Anotó 14 puntos (7 de ellos seguidos en el último período) que valieron el título.

El triple y el Barça:

Estuvieron muy acertados en los primeros compases de partido y cuando tuvieron tiros liberados desde más allá de la línea de 6’75 no perdonaron. Anotaron el 35% de triples que intentaron, solamente dos triples más que los blancos (5/18) pero que valieron su peso en oro. Además, el Barça anotó triples cuando más se les acercaba el Real Madrid. Lo que mentalmente fue muy duro para los madridistas, que aún así no permitieron nunca que los catalanes se alejasen en el marcador por una diferencia suficiente como para tener el partido para tranquilizarse en ningún instante.

Los pequeños detalles:

El Real Madrid perdió 4 balones más que el FC Barcelona (12-8) y hasta el último período no fue cuando de verdad comenzaron a jugar en equipo. Una muestra de ello es que terminaron el tercer período habiendo repartido solamente 3 asistencias en los primeros treinta minutos de partido. Es decir, la media de asistencias por período del Real Madrid fue de una por período jugado hasta llegar a los instantes finales. Pecaron de jugar demasiado individualmente, en buena medida por la gran defensa rival, y aún así estuvieron cerca de ganar la final. Terminaron el encuentro con 6 asistencias, muestra de su escasa fluidez durante el encuentro.