Ocurrió el fin de semana pasado, en Gipuzkoa. En la localidad de Azpeitia. En la era del triple, en la época en la que el juego cambia a base de lanzamientos lejanos y los vines de triples salvajes inundan las redes, un equipo ganó sin meter ninguna canasta de 3. Y lo intentó. Vaya si lo intentó.

Fue en LEB Plata, en el duelo entre el SAMMIC ISB y el Marin Ence Peixegalego. Un partido peculiar. El equipo que ganó, el Iraurgi (65-61) tiró 26 triples. Y no metió ninguno: 0/26 en total. 0/9 de de Nikolas Skouen, 0/6 de Rubén Gutiérrez, 0/4 de Jordan Semple… Nada, no había forma de que entrase.

iraurgi

Eso sí, un partido peculiar también por los condicionantes. Los visitantes habían sellado su ascenso y viajaron a Euskadi sin sus americanos.

Le preguntamos a Javi Llorente, entrenador del Marin Peixe:

“El partido no tuvo la tensión de otros partidos porque no había urgencias por los dos equipos. Dominamos tres cuartos y medio y a raíz de la expulsión de Iker cambió el partido. Ellos subieron la intensidad y el nivel de contactos, no se lo penalizaron con faltas y a nosotros si. Eso nos sacó del partido y llegamos a un final igualado en el que nos faltó tensión para poder jugar buenos ataques. Ellos no fallaron desde los tiros libres y se llevaron el partido”

“El 0/26 creo que tiene que ver con la falta de tensión y con falta de acierto, ya que tuvieron tiros liberados que no acertaron, pero fue un partido extraño porque no había mucha tensión por los dos equipos”.

Ganar sin anotar un solo triple. ¿Recuerdas algo parecido?