No se asusten si en el siguiente artículo leen la palabra ascenso más de una vez. Lo raro sería no repetirla. De hecho, el mejor regalo para nuestro protagonista es esa palabra. Un sinónimo que va unido a su nombre. Hablamos de Taylor Burton Coppenrath. Un mito del baloncesto español que  a los 33 años se retira.

“Con el nacimiento de nuestra hija mi cuerpo me dice que me estoy haciendo viejo y me pareció que era un buen momento para retirarme”, explica en un medio estadounidense. Y cuelga las botas pero no del todo, será asistente del High School donde dio sus primeros pasos.

Coppenrath fue siempre ese preciado fichaje de verano que todo equipo buscaba para conseguir su ascenso. Él tenía la clave, el destino siempre le confiaba ese tesoro para un equipo de LEB Oro.

La última vez que hablamos sobre él, lo hicimos con el título de ‘El pívot maldito’. Maldito porque ascendió, ascendió, ascendió, ascendió, ascendió y ascendió. 6 veces. La misma palabra, el mismo hecho y el mismo final, no jugar en ACB. Es el curioso caso de un jugador que todos deseaban tener en Oro para conseguir el salto de categoría.

Coppenrath llegó a nuestro país de la mano del Lucentum Alicante en el año 2007. Eran sus primeros pasos y… su primer ascenso. Sin embargo, no siguió. Se marchó a Melilla donde no consiguió ascender pero si ganó la Copa Príncipe siendo el MVP.

Un verbo, una palabra, ascender, que después de Melilla fue unido a él. Los tres años siguientes lo consiguió. En la 2010-11 con el Murcia. Posteriormente, en la 2011-2012, con el Menorca y… la tercera consecutiva en la casa que primero le recibió en España. Sí, en la 2012-2013 consiguió el ascenso con el Lucentum Alicante.

De allí para Burgos, donde ha conseguido dos ascensos. Su sexto en España.  Se dice pronto y se hace extraña su retirada. Se especuló con Breogán, con Melilla, años atrás con que iba a jugar en la Liga Endesa con el Baloncesto Sevilla. Lo primero no llegó, lo segundo tampoco.

Coppenrath se retira, promediado 11.6 puntos, 6,6 rebotes, 16.5 de valoración y… con la palabra ascenso unida de la mano, la más repetida de su carrera.

Coppenrath, la leyenda del no ascenso. 

Sin título