Verano del 2014, un interior de Lituania que jugaba en el Baloncesto Siauliai causa sensación con la selección nacional y es, con 9.7 rebotes por encuentro, el máximo reboteador del Europeo donde el combinado báltico termina en décimo lugar. A sus promedios hay que añadirle además los 10.9 puntos y 2.4 tapones que le llevaron también a ser el mejor en esta faceta de todo el torneo. Su nombre, Rokas Gadiliauskas, comenzaba a ser uno de los más mencionados durante aquellas fechas en Letonia, sede de aquella cita continental.

Obviamente, los principales clubes de Europa ya eran conscientes de la existencia y de las amplias posibilidades de este jugador. Era entonces un interior que pasaba los 2.05 metros (ya está en 2.10). El prototipo de proyecto que enamora a todo scout y general manager de la otra parte del Atlántico. En Lituania le ven como una de las mayores promesas del país, junto a los Sedekerskis, Sabonis y compañía. Coordinado, fuerte, intenso y que compensaba su visible falta de kilos con buena capacidad de salto y mucha movilidad en ambas zonas. Era (y es) un jugador determinante. Aquel verano era el momento de salir de casa y los principales clubes del viejo continente no tardaron en mover hilos para tratar de convencerlo. Tuvo interés de CSKA y FC Barcelona (según pudo saber KIA en Zona), pero él -siempre ambicioso con el baloncesto- decidió aceptar la propuesta del Herbalife Gran Canaria, donde crece desde la temporada 2014-15.

“Elegí el Herbalife Gran Canaria porque pensé que era el lugar idóneo para seguir formándome como jugador. Yo ya era consciente antes de firmar aquí del gran trabajo que se hacía en la isla”, reconocía el propio Gadiliauskas en una entrevista a este medio la temporada pasada.

En la isla están encantados con su alto rendimiento. La temporada pasada ascendió con el senior a liga EBA y este curso ha sido uno de los jugadores juniors más utilizados en la competición amateur, ha apoyado en entrenamientos al primer equipo y es uno de los referentes del junior que por segundo año consecutivo está entre los ocho mejores equipos de España. Estaba llamado a ser uno de los nombres propios del Campeonato de España Junior y en la primera ‘gran final’ para su equipo no ha decepcionado.

Rokas ha sido, una vez más, clave para conseguir que los del archipiélago puedan presumir de ser equipo de cuartos de final en el Campeonato Junior. En octavos, ante el Baloncesto Sevilla (82-72), fue el mejor de su equipo con 21 puntos (9/16 en tiros de dos), 14 rebotes, 2 recuperaciones, un tapón y 29 de valoración.

El año pasado, cuando ya causó sensación siendo de primer año, Juanmi Morales (director de la cantera ‘pío-pío’) ya nos habló de la figura del báltico. «Es un jugador ofensivamente muy talentoso, que puede alternar las dos posiciones interiores gracias a su versatilidad y que además podría incluso en un futuro cercano jugar de alero. Un ala-pívot alto que todavía podría crecer unos centímetros y eficaz en tiros de media-distancia que aprovecha sus 2.15 metros de envergadura para ser defensivamente cada vez más determinante”.

Muchas posibilidades en un perfil físico que llama la atención y unos recursos técnicos que le convierten en un jugador claramente a seguir. Y no sólo en lo relativo a este Campeonato Junior. Gadiliuskas apunta alto.

 

Foto portada: FEB.es