Ganar el Campeonato de España Cadete… y también el Junior. En pocas semanas y con casi el mismo grupo. Puede ser una casualidad, un gran año de un equipo. Pero no lo es, no es suerte, no es un mero doblete. Es la recompensa, un año más, una temporada más, a una filosofía, a un sistema de trabajo. Estamos hablando del Spar Gran Canaria, equipo que ha descendido a Liga Femenina 2 esta temporada pero que cuenta con una de las mejores canteras de baloncesto femenino en España.

Cji1VpnWUAADgk8

De las 31 ediciones del Campeonato de España Cadete, 15 son títulos del SPAR Gran Canaria. En Junior y Juveniles, 16. Y lo mejor de todo, una gran cantidad de jugadoras que salen de esa cantera, de una isla donde dos personas son las grandes culpables de todo esto. El primero con el que hablamos es con Domingo Díaz, entrenador del primer equipo y director deportivo. Le preguntamos por el secreto del equipo, su respuesta es contundente: «El único secreto es Begoña Santana, la entrenadora, día tras día con esas niñas trabajando, el espíritu de superación que tiene. El baloncesto es un deporte de gigantes y si eres pequeño tienes que hacer muchas más cosas para superarte y en ese sentido de jugadora lo vivió en sus propias carnes y eso lo inculcó trabajando para conseguir superarse».

En esa misma llamada, nos acercamos a la culpable para que nos cuente ese secreto, para intentar conocer el porqué de esta gran cantera que tan buenas jugadoras proporciona al baloncesto español. ¿El secreto?, responde Begoña Santana: «No hay ninguno. Simplemente trabajo, en una isla donde no hay tantos habitantes, donde cuesta que hagan deportes» y continúa sin preguntarla. «Trabajamos muchísimo en la técnica individual, primero enseñarlas a botar, técnicas de bote, de pase. Situaciones de partido. En la segunda parte, sistemas tácticos, con presión, contra zonas. En Semana Santa acoplamos todo, fines de semanas con mejoras de tiro. Empezamos las puestas a punto…»

«El truco es que compiten independientemente de la edad en su mismo o mejor nivel».

Y así sigue explicando fase a fase un sistema que lleva implementando más de dos décadas y que le han dado 47 títulos en España bajo su dirección. Todo comienza en pretemporada donde tiene un guión que siempre sigue. Entre todo ellos, el de tirar 50 triples cada jugadora. Hasta que no se meten, no se van. Nos confiesa que «a final de temporada lo hacen en menos de 3 o 4 minutos». Ci5oz-oW0AAjkPe

Lo que da más valor a todo lo que han ganado es que el equipo compite con muy pocos rivales y a un nivel diferente al que se encuentran en estos campeonatos. «No es faltar al respeto pero es cierto que es muy flojo, que no se puede competir igual y la clave en este sentido son los entrenamientos. Las infantiles entrenan con las cadetes, las CiauMZKW0AIw9Ngcadetes con el junior, las junior con el primer equipo. Cada entrenamiento es un partido. Competimos más en ellos que en la liga durante la temporada».

El secreto, la clave de este equipo para ambos, está en los entrenamientos. Así lo explica Domingo: «Es muy difícil es una isla el conseguir que las jugadoras compitan a ese
nivel. Primero porque la liga son pocos y flojitos y nosotros hacemos preparación a largo plazo, técnica, tiro y un estilo de juego y competimos entre nosotros, son mejores los entrenamientos que las ligas locales. Hacemos un trabajo globalizado donde juegan y compiten y entrenan dando igual la categoría. 
Todas estas jugadoras han entrenado con el primer equipo. No les cortamos las alas a nadie.  El truco es que compiten independientemente de la edad en su mismo o mejor nivel».

Y sin darse cuenta nos han contado el secreto. Son ellos dos, Begoña, Domingo y un sistema, una sociedad  que tiene la patente de producir gran parte de las mejores jugadoras de nuestro país. Y ahí están talentos como el de Leticia Romero, Iris Junio, Astou Ndour o Leonor Rodríguez como ejemplos. Que no son precisamente poca cosa.

Sigamos disfrutando.DSC_0019[1]