24 de octubre de 2010. Un joven de 22 años, con doble nacionalidad brasileña y española, debuta en la Liga Endesa de la mano del Unicaja de Málaga. Su nombre es Carlos de Cobos, reconocido como ‘Carlinhos’ entre sus amigos. Aquello ocurrió en la jornada 4 del campeonato doméstico y el partido terminó con victoria del conjunto malacitano por 82 a 76. Ha pasado más de un lustro desde aquel día, él era jugador y estudiante y ahora, cinco años después, sigue estudiando, compitiendo… y también es fisioterapeuta.

Un multiusos de solamente 27 años.

Cuando debutó en la máxima categoría del baloncesto español estudiaba la carrera de Fisioterapeuta y ahora, al mismo tiempo que pasa consulta todas las mañanas de 8:30 a 15:00 de la mañana, sigue estudiando al mismo tiempo que disfruta del baloncesto en la división de bronce del baloncesto español con el Clínicas Rincón, equipo vinculado al Unicaja que compite en la LEB Plata. «Me he matriculado de cinco asignaturas. Ahora estoy con Dermatología, Cirugía del Pie y Nutrición. Voy poco a poco, estudio cuando puedo. Ya estoy con asignaturas de segundo del Grado», reconoce el jugador en un reportaje realizado por los compañeros de ‘La opinión de Málaga‘.

Su vida es un no parar. Desde que se levanta a las siete de la mañana cada día hasta que duerme. Trabaja por las mañanas en Torremolinos, en Clínicas Rincón. Más tarde, cuando acaba de trabajar a las 15:00 horas, se marcha a comer y descansa un poco, pero no demasiado tiempo ya que rápidamente marcha hasta Los Guindos para realizar los entrenamientos vespertinos junto al resto de sus compañeros. Pero la cosa no queda ahí… cuando termina de entrenar, coge el coche y regresa a casa. Desde las instalaciones de entrenamiento hasta la Cala del Moral, donde vive junto a Eva, su mujer. Cenar y, antes de dormir, a estudiar.

«Me he matriculado de cinco asignaturas. Ahora estoy con Dermatología, Cirugía del Pie y Nutrición. Voy poco a poco, estudio cuando puedo. Ya estoy con asignaturas de segundo del Grado», explica el jugador nacido en Sao Paulo pero criado en la costa del Sol. Además de tener ya la carrera de Fisioterapeuta y estar trabajando, Carlos de Cobos no pierde el tiempo y por las noches estudia Podología.

«Ya había comenzado el Grado de Podología y traté de trasladar la matrícula, pero no me resultó nada fácil. Luego me fui a Ourense, Huesca y después he estado jugando en Brasil. Tuve la opción de volver a Málaga, a casa, este curso con el Clínicas y he podido retomar la carrera y estoy muy contento», relata el jugador. Es el veterano del Clínicas Rincón pero es uno más, al igual que sus compañeros de equipo también está estudiando pero él tiene el hándicap de además estar trabajando. Es imprescindible en el esquema de Paco Aurioles, su misión en el equipo es ayudar a crecer en el baloncesto profesional a los jóvenes jugadores.

Jugador de LEB Plata, fisioterapeuta en Clínicas Rincón y estudiante. La triple vida de Carlos de Cobos.